Microsoft ayudó a EE.UU. a espiar datos en Outlook, Skype y SkyDrive

Documentos secretos filtrados por Edward Snowden y publicados ahora por The Guardian revelan nuevos datos sobre cómo Microsoft colaboró con la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU., la NSA. Si las revelaciones son ciertas, son realmente graves. Según esos documentos, Microsoft facilitó acceso a la NSA a los contenidos en Outlook.com, Hotmail, Skype y SkyDrive, ayudando a la agencia a saltarse su sistema de cifrado. La compañía lo ha negado en un comunicado, diciendo que no ofrece acceso "directo" a sus servidores a ningún gobierno. "Directo". Vuelve a aparecer esa palabra. ¿E indirecto?

Los documentos detallan lo que podría ser la mayor trama de espionaje jamás conocida entre una compañía privada, Microsoft, y los servicios de inteligencia norteamericanos. No se han filtrado datos de las otras tecnológicas involucradas en PRISM (Facebook, Apple, Yahoo, Google...) pero seguramente no tardaremos en conocerlos.

Según esos documentos, detallados por The Guardian, Microsoft ayudó a la NSA a saltarse su sistema de cifrado para tener acceso a los emails y chats en Outlook.com y Hotmail; la compañía trabajó con el FBI este año para darle acceso a través de PRISM a su servicio de almacenamiento en la nube SkyDrive; y también le dio acceso a Skype, lo que facilitó que la NSA triplicara en poco tiempo el número de vídeo-llamadas espiadas a través del programa PRISM.

Microsoft, por supuesto, lo ha negado todo. En un comunicado ha dicho:

Primero, proveemos datos sobre clientes solo en respuesta a procesos legales. Segundo, nuestro equipo legal examina todas las peticiones en detalle, y las rechazamos si creemos que no son válidas. Tercero, solo accedemos a peticiones sobre cuentas específicas o identificadores, no responderíamos a peticiones libres como se ha comentado en los medios durante las últimas semanas, tal y como se muestra en nuestro último informe de transparencia. Para ser claros, Microsoft no ofrece a ningún gobierno acceso libre o directo a SkyDrive, Outlook.com, Skype o cualquier otro de nuestros servicios.

Las palabras "acceso directo" aparecen de nuevo peligrosamente. ¿Significa eso que Microsoft (y otras compañías) ofrecen acceso indirecto a sus servicios al gobierno de EE.UU.? Los documentos revelados ahora vuelven a poner en evidencia que Microsoft, Facebook, Google y compañía estén diciendo la verdad al respecto. Según The Guardian, la NSA podía pedir de forma secreta a las compañías acceso directo a los datos sin ningún tipo de orden judicial siempre que hubiera un mínimo indicio (51% de probabilidad) de que las personas a las que espiaban no fueran ciudadanos de EE.UU. y no vivieran en ese país.

Los nuevos documentos dejan escaso lugar a la duda: la colaboración entre las compañías tecnológicas era profunda, continua, al margen de la ley y secreta. ¿Podrán las empresas demostrar lo contrario?

Sinceramente, si a alguien esto le parece normal, si alguien da por hecho que no debe existir la privacidad de Internet, que el espionaje de los gobiernos es normal e inevitable, algo va mal. Muy mal. [The Guardian]