La US Navy, rama marítima de la Armada de Estados Unidos, se está tomando los drones muy en serio. En abril crearon un puesto específico para controlar la flota de drones y el mes pasado nombraron al primer secretario que dirigirá los sistemas no tripulados. Una de sus tareas será crear un escuadrón de drones submarinos antes de 2020.

Los UUV (unmanned underwater vehicles) son drones que trabajan bajo el agua. Funcionan como torpedos y algunos pueden permanecer sumergidos durante meses. Tienen roles diversos, pero los más importantes son la vigilancia y destruir minas enemigas. A finales de octubre, la Marina de Estados Unidos hizo públicos sus planes de desplegar un auténtico escuadrón de drones submarinos de aquí al año 2020.

En el mundo existen 251 configuraciones de drones submarinos de un total de 144 tipos de vehículos, según la información que disponemos públicamente. Pueden ser autónomos u operados de forma remota. En su Plan Maestro de UUV, la Marina tiene nueve prioridades para su familia de UUV, desde entregar suministros hasta lanzar armas para dañar a los submarinos de los enemigos.

Advertisement

Para Estados Unidos, una de las prioridades más altas con los drones seguirá siendo la de encontrar minas enemigas. En 1991, las minas iraquíes dañaron gravemente dos barcos de la Marina en el golfo pérsico. Este evento propició un plan de desarrollo de vehículos acuáticos no tripulados, con el objetivo prioritario de dar caza a los explosivos submarinos.

En la década del 2000 se puso en marcha el programa REMUS, una serie de drones cargados de sensores y con forma de torpedo que monitorizan las profundidades del mar. Uno de los más utilizados fue el REMUS 600, que hoy en día ha sido reemplazado por dos variantes con el mismo propósito:

El MK 18 Mod 2 Kingfish

El LBS (Littoral Battlespace Sensing) UUV

Sponsored

La Marina paga 1,3 millones por cada unidad de Kingfish, y se espera que sustituyan al programa de entrenamiento de delfines para detectar minas. Los REMUS están fabricados en Massachusetts por Kongsberg Maritime. Otros proveedores de drones son Bluefin Robotics, con su Bluefin-21, General Dynamics con el Knifefish y Lockheed Martin con el Remote Minehunting System. Todos equipados para mapear las minas enemigas.

En 2016, la Marina de Estados Unidos tienen un presupuesto de 232,9 millones de dólares para comprar drones, 86,7 millones más que en 2015. El Departamento de Defensa también tienen una partida para vehículos UUV más experimentales, como el proyecto NEMO, que trabaja en drones que saben nadar como peces imitando los diseños de la naturaleza. O los 22 millones que tiene DARPA para desarrollar drones submarinos que suben a la superficie para entregar suministros o lanzar un dron aéreo.

Advertisement

Los UUV son una solución menos conocidas que los UAV (vehículos aéreos no tripulados), pero tienen las mismas ventajas: son soluciones de bajo coste, especialmente de bajo coste humano, que está avanzando a una velocidad de vértigo. En unos años será normal que gran parte de la flota de la Marina de Estados Unidos no lleven soldados al timón.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)