Imagen: Leticia Inés Cortés/María Cristina Scattolin/Antiquity

Hasta ahora, se pensaba que la historia de la metalurgia en Sudamérica se originó en lo que hoy es Perú. El hallazgo de una enigmática máscara en los Andes argentinos podría reescribir la historia. Un estudio asegura que se trata del objeto de metal más antiguo hecho por el hombre en el continente.

La máscara apareció tras una fuerte tormenta en el noroeste de Argentina. Un hallazgo fortuito e histórico, ya que los primeros estudios indican que se trata de un objeto que ningún otro arqueólogo había encontrado en América del Sur. Una hoja de metal de unos 17 centímetros de largo y 15 centímetros de ancho cuya forma se asemeja a la cara de una persona: con ojos, nariz y agujeros en la boca.

Advertisement

En los bordes se puede apreciar unos agujeros pequeños y circulares, un detalle que ha llevado a los investigadores a asegurar que el objeto estaba destinado a ser una máscara.

Lugar donde encontraron la máscara. Imagen: Cambridge.org

Pero como decíamos al comienzo, lo más interesante del hallazgo es la posibilidad de modificar los libros de historia. Se trata de uno de los ejemplos más antiguos de metalistería en Sudamérica, además del objeto de metal hecho por el hombre más antiguo en el continente. Según expone el estudio:

Hay ejemplos más antiguos de trabajo en metal, pero ninguno de ellos había sido intencionalmente moldeado en una forma reconocible, ni perforado o formado en objetos tridimensionales. Esta máscara es única.

El objeto fue encontrado en el año 2005 por los lugareños. La lluvia hizo posible que lo pudieran divisar en una zona que posteriormente ha sido analizada por arqueólogos. Meses después, descubrieron en el enclave los restos de 14 personas. De hecho, uno de los esqueletos mostraba una manchas verdes que indicaban que, efectivamente, la máscara había sido enterrada en aquel lugar también.

Mapa del hallazgo. Imagen: Cambridge.org

Se cree que el objeto fue creado hace unos 3.000 años. De ser así, se abre un nuevo abanico de posibilidades:

Aunque el noroeste de Argentina ha sido considerado como ‘el centro de la producción’ de estaño-bronce en los Andes prehistóricos y en el foco inicial de la producción del cobre arsenical, las discusiones sobre los orígenes de la metalurgia andina suelen descuidar gran parte de la evidencia arqueológica más antigua del noroeste de Argentina y el norte de Chile.

Los datos de la máscara empujan hacia atrás la línea de tiempo para la producción de un artefacto de cobre de forma intencional en los Andes. Es una prueba de cómo los valles del noroeste argentino y el norte de Chile fueron un centro de producción de cobre. Estos datos son esenciales para cualquier narrativa que busque entender la aparición de la metalurgia andina.

Un descubrimiento que indica que puede haber más de un punto de origen para este arte en América del Sur. [LiveScience vía AtlasObscura]