Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Dos turistas taiwaneses portando máscaras en Japón.
Dos turistas taiwaneses portando máscaras en Japón.
Foto: AP Images

Las mascaras quirúrgicas se están vendiendo como pan caliente estos días en China. ¿Hasta qué punto puede una mascarilla protegerte de un virus como el coronavirus de Wuhan? La respuesta depende mucho de la mascarilla. A continuación vamos a hacer un breve repaso a todas ellas.

Advertisement

Vaya por delante que ninguna de las mascarillas que se venden en el mercado te protege al 100% de contagiarte de una gripe o de afecciones respiratorias más inquietantes como el SARS, el MERS o el reciente coronavirus de Wuhan. Los médicos inciden siempre en usar el sentido común (evitar aglomeraciones) y una buena higiene personal. Dicho esto, comencemos.

Mascarillas quirúrgicas

Un hombre, llevando una mascarilla quirúrgica por la calle.
Un hombre, llevando una mascarilla quirúrgica por la calle.
Foto: Getty Images
Advertisement

Las mascarillas quirúrgicas son paños de tela que se sujetan a la cara mediante dos gomitas o lazos. Se llaman así porque son precisamente las mascarillas que llevan los médicos cuando practican intervenciones quirúrgicas y no están pensadas para proteger al que las lleva de un virus que se transmite por el aire. Robert Amler, ex-jefe médico de la agencia para sustancias tóxicas y registro de enfermedades del CDD lo explica así en un mail a Gizmodo:

Advertisement

Las mascarillas quirúrgicas están pensadas para que cuando hables, estornudes o resoples leyendo esto no emitas pequeñas gotitas microscópicas de saliva o mucosidad al aire que puedan ser respiradas por otra persona. Esto aplica sobre todo si estás enfermo. El uso de mascarillas quirúrgicas está muy extendido en la cultura oriental, particularmente en Japón, como una medida de cortesía de las personas que tienen gripe o catarro. También se usan para filtrar malos olores, e incluso como complemento de moda. Nuestro compañero Brian Ashcraft, que vive en Japón, tiene una interesantísima pieza al respecto.

Advertisement

Las mascarillas quirúrgicas no protegen de los virus por dos razones. La primera es que el tamaño de los virus es tan pequeño que puede colarse por los agujeros de entre la tela. De todos modos tampoco lo necesita porque las mascarillas quirúrgicas no son herméticas. Parte del aire que respira el que las lleva se cuela por los laterales o los huecos a ambos lados de la nariz. Por esa misma razón no son eficaces contra otros contaminantes aéreos. Tampoco protegen las mucosas de nuestros ojos si una persona enferma nos estornuda en la cara y sí, virus como el de la gripe pueden entrar al organismo por ahí también.

Dicho esto, no hay nada de malo en llevar esas mascarillas. Un estudio clínico realizado en 2008 demostró que las familias cuyos miembros usan mascarillas quirúrgicas cuando alguien en casa tiene gripe tienen un 80% menos de posibilidades que las familias que no las llevan. El matiz es que tienen que llevarlas todo el rato y compaginarlas con una adecuada higiene. Hay que lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la cara, especialmente la nariz, la boca y los ojos. Otros estudios realizados en residencias de estudiantes llegaron a las mismas conclusiones.

Advertisement

Respiradores N95

Una mujer en China, llevando un respirador N95.
Una mujer en China, llevando un respirador N95.
Foto: Getty Images
Advertisement

El siguiente paso en la protección contra patógenos que se transmiten por vía aérea son las mascaras o respiradores N95. Se llaman así porque están diseñadas para contener el 95% de las partículas que flotan en el aire. ¿Están los virus dentro de ese 95%? La respuesta es clara: no. La FDA explica que los filtros de los respiradores N95 están pensados para contener partículas mayores de 0,3 micras. El virus de Wuhan, por citar el caso de más actualidad, tiene un diámetro de 0,12 micras. En otras palabras, los respiradores N95 tampoco protegen completamente de un virus que se transmite por el aire, pero sí es cierto que ofrecen una protección mucho mayor que la de las mascarillas quirúrgicas. Eso siempre y cuando se tomen algunas precauciones.

La primera de esas precauciones es el ajuste. Los respiradores N95 se ajustan muy firmemente a la cara y no dejan huecos. Hay que tener especial cuidado al ponérselos porque al inspirar podemos abrir huecos por los que entre el aire en lugar de hacerlo por los filtros diseñados precisamente para parar las partículas.

Advertisement

Otro detalle interesante es que tu lustrosa barba te va a suponer un problema durante el apocalipsis. La FDA explica lo siguiente:

Advertisement

Si afeitarte completamente ya te da pereza, tenemos otra mala noticia que darte. Los respiradores N95 son realmente incómodos de usar. No solo van muy apretados a la cara, sino que dan calor y dificultan la respiración. En algunas personas con problemas respiratorios o cardíacos pueden hasta ser perjudiciales. Si ya estás enfermo con algo como una gripe, llevar un respirador N95 solo te complicará la vida aún más.

Elegir el respirador correcto

Ok, has llegado hasta aquí y pese a todo quieres comprar un respirador N95 porque... razones. Quizá te hayas pasado ya por Amazon y te hayas sentido tentado de comprar una de esas ostentosas mascaras completas con un cristal que tapa toda la cara y gruesos filtros a los lados que parecen sacadas de un videojuego sobre Chernóbil. Antes de darle al botón de comprar, sigue leyendo.

Advertisement
Un respirador para uso industrial. Bueno para barnizar, no tan bueno para pandemias.
Un respirador para uso industrial. Bueno para barnizar, no tan bueno para pandemias.
Foto: Amazon

Hay dos grandes categorías de respiradores N95, los de uso industrial, y los de uso médico. Los primeros tienen todo el aspecto de máscaras antigás como para ir a la guerra, y se usan para trabajos en los que nos sometemos a mucha contaminación atmosférica. Imagina algo como trabajar en un aserradero o con productos químicos que emiten vapores tóxicos como algunos esmaltes o pinturas. La FDA llama a estas máscaras Respiradores N95 para uso ocupacional, y son perfectos si lo tuyo es el bricolaje o trabajar en una planta química.

Advertisement

Los respiradores N95 ocupacionales tienen algunas ventajas si los vas a usar durante horas lijando madera. Están equipados con válvulas de salida de aire pensadas para facilitar la respiración y evitar que nos den mucho calor. La FDA explica que estas válvulas de exhalación son incompatibles con su uso médico. Por otra parte, los respiradores N95 industriales no son de usar y tirar aunque sus filtros sí lo sean. Eso significa que pueden acumular suciedad, humedad e incluso patógenos, lo que a la larga los convierte en un caldo de cultivo que quizá no queramos llevar en la cara.

Ejemplo de respirador N95 (P95 en este caso. Ver abajo) para uso médico.
Ejemplo de respirador N95 (P95 en este caso. Ver abajo) para uso médico.
Foto: Amazon
Advertisement

Los respiradores N95 aprobados por la FDA para uso médico son pequeños y siempre desechables. Externamente se diferencian de las mascarillas quirúrgicas en que se ajustan perfectamente a la cara y en que a menudo (no siempre) llevan una pieza que sobresale donde está el filtro antipartículas. En cuanto a ponérselos, este vídeo del CDC detalla como hacerlo correctamente:

Hay respiradores N95 no desechables que se usan para evitar la contaminación durante actividades deportivas al aire libre. Son muy bonitos porque con ellos parecemos un ninja venido del futuro, pero no están aprobados para uso médico. Eso no quiere decir que sean inútiles, pero raramente están homologados o lo están sus filtros. Simplemente que si quieres usar uno de ellos es conveniente que lo laves con mucha frecuencia y cambies los filtros con cada nuevo uso.

Advertisement

Respiradores N95, P95, R95, N99 y Clase 100

Terminamos este repaso a los respiradores con una pequeña aclaración sobre las siglas. Hay tres tipos de máscaras: N, P y R. Estas letras definen su grado de resistencia a los aceites. Los filtros de las máscaras están fabricados con sustancias que a menudo se degradan y pierden su eficacia en contacto con hidrocarburos (piensa en vapores de derivados volátiles del petróleo como la gasolina). Los filtros tipo N no resisten las partículas oleosas. Los tipo P resisten estas partículas hasta cierto punto, y los tipo R las resisten perfectamente. Esta clasificación es importante si vas a trabajar en una industria donde hay muchos contaminantes basados en hidrocarburos. A efectos médicos da igual agua que aceite.

Advertisement
Ejemplo de respirador industrial con filtros tipo P100
Ejemplo de respirador industrial con filtros tipo P100
Foto: Amazon

Junto a la letra hay un número que determina el grado de protección contra las partículas que flotan en el aire. Sí, hay respiradores que protegen contra el 99% de las partículas, y hasta el 100%. Se usan en lugares como laboratorios farmacéuticos donde se trabaja con sustancias que son extremadamente tóxicas en estado puro como las que se usan para elaborar fármacos contra el cáncer.

Advertisement

¿Cómo saber si un respirador es realmente bueno? Hay algunos trucos. Todos los respiradores aprobados para uso industrial o sanitario en Estados Unidos deben estar homologados por El Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH por sus siglas en inglés). Se trata de la agencia federal estadounidense (dependiente del CDC) que se encarga de prevenir enfermedades y lesiones en entornos de trabajo. Si te interesa el tema en su página web puedes encontrar una excelente pieza sobre respiradores (en inglés). Este documento del fabricante 3M (en español) también es muy útil para distinguir unos tipos de otros.

Ilustración para el artículo titulado
Gráfica: NIOSH / CDC
Advertisement

Si estás pensando en comprar un respirador, distinguir uno homologado de una copia barata es tan fácil como fijarte en las letras del exterior. Los respiradores homologados deben llevar un número de aprobación del NIOSH, y normalmente llevan el logotipo de la agencia (o la palabra NIOSH en mayúsculas). También se recomienda que lleven un número de lote, de modelo, y los datos del fabricante. Por último llevan siempre visible el número que indica el tipo y porcentaje de protección. Esta página ofrece más detalles al respecto. Lo mismo ocurre con los filtros de recambio que se venden para respiradores industriales. Deben llevar la misma información.

Advertisement

Usar un filtro N100 no te hace inmune a los virus. Pueden seguir entrando a través de tus ojos o llegar a ti si no mantienes una correcta higiene y te tocas mucho la nariz. De todos modos tampoco es necesario. Como ya explicamos en esta infografía, el Coronavirus de Wuhan no es una plaga tan mortal como parece por la cantidad de noticias sobre ella (la gripe estacional es peor, solo que la conocemos mejor), pero tener a mano algo de protección tampoco está de más. Al menos podremos barnizar la mesa del salón con total seguridad.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter