Los drones son cada vez más rápidos y eso trae consigo un problema: es más fácil que se estrellen y perder cientos o miles de dólares. El nuevo Nimbus 195 es un dron de carreras que quiere resolver ese problema de una forma bastante simple: incorporando una carcasa casi indestructible.

El cuerpo del Nimbus 195 es un exoesqueleto con forma de huevo hecho a base de una fibra de carbón muy resistente, con hasta 4 milímetros de grosor. Es tan duro que para probarlo sus creadores lo estrellan constantemente contra árboles y paredes de ladrillo, además de aplastarlos con coches.

Las aspas del dron están hechas de un plástico maleable para que tampoco puedan ser destruidas. La idea de sus creadores en Aerodyne RC es que puedas continuar volando sin problemas inmediatamente después de chocar contra un obstáculo.

Advertisement

El Nimbus 195 está disponible a través de Indiegogo. Tiene un precio de 750 dólares que incluye el dron y un mando de control. La buena noticia es que aunque no es barato puedes estar seguro de que te durará mucho tiempo. [Aerodyne RC vía New Atlas]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.