Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La ESA cierra el contrato del Space Rider, un dron espacial autónomo para poner satélites en órbita

Ilustración para el artículo titulado
Foto: ESA

La Agencia Espacial Europea acaba de cerrar un contrato de 167 millones de euros para hacer realidad un proyecto largamente esperado: el Space Rider. Se trata de un pequeño transbordador espacial autónomo y reutilizable. Despegará en 2023 y servirá para poner satélites en órbita.

Advertisement

El sistema Space Rider no es exactamente nuevo. Se trata de la versión avanzada del Intermediate eXperimental Vehicle (IXV), un prototipo que ya se probó con éxito en 2015. La versión que se comenzará a fabricar ahora se propuso en 2016, y esta pensada para instalarse a bordo de cohetes ligeros tipo Vega C. El debut de este pequeño dron espacial está previsto para 2023 y tendrá lugar desde el Centro Espacial Guayanés (CSG) de Kourou, en la Guayana Francesa.

El Space Rider tiene una longitud total de 9,7 m, y una masa total (combustible incluido) de 2430 kg. En su bahía de carga puede alojar hasta 800 kg con un tamaño máximo de 1,2 m3 (unos 1200 litros en volumen). El objetivo del vehículo es proporcionar a la Agencia Espacial Europea un sistema de transporte espacial completamente autónomo, asequible, independiente y reutilizable para misiones no tripuladas. Se utilizará para transportar todo tipo de cargas útiles a órbitas bajas de distinta altitud e inclinación.

Una vez el vehículo deja su carga en órbita, emprende el viaje de regreso. Durante la reentrada alcanzará una velocidad de Mach 28 a 90 km de altura, y podrá soportar una temperatura máxima superior a 1400 ºC en el morro, que es donde lleva el escudo térmico. Un paracaídas subsónico se abrirá a 16 km de altura, cuando la nave está aproximadamente a Mach 0,73, para frenar el vehículo hasta una velocidad de 50 m/s. La fase final del descenso se efectuará con ayuda de un paracaídas tipo ala (parafoil), que permita limitar la distancia de frenado al aterrizar.

En caso de que deba permanecer más tiempo en órbita, el Space Rider también puede hacer las veces de plataforma orbital autónoma. Está diseñado para permanecer en el espacio durante dos meses y volver a posarse en la Tierra después de una reentrada atmosférica segura con una precisión de 150 metros. El módulo de reentrada, junto con la carga útil, se podrá recuperar, reconfigurar y reutilizar en hasta seis misiones. El contrato para fabricarlo se ha firmado con una joint Venture formada en un 67% por Thales Alenia Space y el resto por Leonardo. El encargado del contrato es la compañía Avio.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.