Hace poco os hablábamos de las intenciones de Cyanogen de convertirse en un sistema operativo propio basado en Android. Sobre estas líneas tenéis el primer terminal en subirse al carro de la comunidad de desarrollo de firmware para Android convertida en empresa.

El teléfono es el Oppo N1. La marca china Oppo puede resultar desconocida para muchos, pero está empezando a sonar muy fuerte en el mundo de la telefonía por sus terminales cada vez más estilizados y potentes. El N1 no es ninguna tontería. Está equipado con procesador Qualcomm Snapdragon Quad Core a 1.7Ghz, gráfica Adreno 320, y 2GB de RAM. Su pantalla es una 5,9 pulgadas 1080p y, en lugar de cámaras frontal y posterior, el N1 tiene una única cámara de 13 megapíxeles montada sobre un bastidor oscilante. Su batería es nada menos que una 3.610 mAh.

Advertisement

Oppo y el fundador de Cyanogen Mod, Steve Kondik, han anunciado hoy que el N1 con Cyanogen será una edición limitada, pero aún no se sabe con exactitud su disponibilidad. El precio del N1 es de 3.498 Yuanes (unos 570 dólares). Algo nos dice que no será el último terminal Cyanogen que veamos. [Geek]