En una era donde podemos cruzar el cielo a velocidad supersónicas o meter un elefante en un avión los wingsuit son lo más parecido que el hombre a estado nunca de volar. A pesar de lo que pueda parecer, volar con ellos no es excesivamente complicado y solamente requiere unas condiciones climatológicas adecuadas y entender mínimamente cómo es el funcionamiento de las corrientes da aire.

Lo que sí es llevarlo a otro nivel es lo que hace el protagonista del vídeo, poniéndose a ras del suelo hasta prácticamente el límite (y eso que el gran angular de la cámara engaña). Un simple giro a la izquierda en el momento equivocado o una corriente de aire mal tomada y el final hubiese sido muy distinto. [Vía: Sploid]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)