Las imágenes parecen sacadas de una película de James Bond, pero son muy reales. Un equipo profesional de Red Bull ha realizado un impresionante salto base con sus wingsuits desde 4 mil metros de altura. Los dos saltadores acabaron en el interior de una avioneta.

Lo cierto es que Red Bull acostumbra a realizar todo tipo de acrobacias extremas en el aire, pero la que llevan a cabo en esta pieza visual supera casi todos los límites que hayamos visto anteriormente.

Estos dos ‚Äúlocos‚ÄĚ del aire embutidos en sus trajes son los franceses, Fred Fugen y Vince Reffet, del equipo Soul Flyers. Lo que logran: un salto base desde 4.000 metros de altura en la monta√Īa Jungfrau (Suiza), para posteriormente dirigirse hasta la peque√Īa puerta de una avioneta.

Hay un punto en el vídeo ciertamente escalofriante. Ese momento en que los cuerpos se acercan a la aeronave, una máquina que no hay que olvidarlo, podría hacerlos picadillo en segundos.

Sea como fuere, la arriesgada acrobacia acaba bien, y ambos terminan ‚Äúaterrizando‚ÄĚ en el interior de la avioneta. Alucinante y aterrador al mismo tiempo. [YouTube]