Las imágenes parecen sacadas de una película de James Bond, pero son muy reales. Un equipo profesional de Red Bull ha realizado un impresionante salto base con sus wingsuits desde 4 mil metros de altura. Los dos saltadores acabaron en el interior de una avioneta.

Lo cierto es que Red Bull acostumbra a realizar todo tipo de acrobacias extremas en el aire, pero la que llevan a cabo en esta pieza visual supera casi todos los límites que hayamos visto anteriormente.

Estos dos “locos” del aire embutidos en sus trajes son los franceses, Fred Fugen y Vince Reffet, del equipo Soul Flyers. Lo que logran: un salto base desde 4.000 metros de altura en la montaña Jungfrau (Suiza), para posteriormente dirigirse hasta la pequeña puerta de una avioneta.

Hay un punto en el vídeo ciertamente escalofriante. Ese momento en que los cuerpos se acercan a la aeronave, una máquina que no hay que olvidarlo, podría hacerlos picadillo en segundos.

Sea como fuere, la arriesgada acrobacia acaba bien, y ambos terminan “aterrizando” en el interior de la avioneta. Alucinante y aterrador al mismo tiempo. [YouTube]