Si alguna vez te has preguntado qué es lo que sucede si cambias a reversa cuando conduces tu coche a gran velocidad, esta es la respuesta. No intentes este experimento en casa.

Todo aquel que sepa conducir coches de transmisión manual sabe que meter retroceso se siente un poco diferente a cualquier otra velocidad. El coche incluso suena distinto en reversa.

Advertisement

Ningún coche puede circular en reversa a tanta velocidad como lo haría en sentido normal. Cambiar a reversa cuando conduces a más de 60 kilómetros por hora es una muy mala idea, la cual resultará en una factura bastante alta por parte de tu mecánico. Algunos coches o camiones podrán resistir un experimento tan drástico al conducir como este, pero sufrirán las consecuencias bajo el capó.

Este vídeo de Cars Daily es la prueba:

Al propietario de este camión Ford Ranger de los ‘90 se le ocurrió que era buena idea cambiar a reversa de manera drástica cuando circulaba a 64 kilómetros por hora, solo para ver qué ocurría. Milagrosamente el camión soportó el cambio y, después de frenar por completo, comenzó a retroceder.

Advertisement

Advertisement

No obstante, además del humo que producen los cauchos, en el vídeo se escuchan muchos sonidos extraños bastante preocupantes que aseguran que la transmisión no salió ilesa de esta aventura.

Los coches automáticos modernos cuentan con un sistema de seguridad para evitar esta clase de situaciones. Un Ford Focus del año, por ejemplo, puede ignorar el cambio en la palanca y solamente retroceder una vez el piloto detenga el coche presionando el freno, como demuestra el vídeo de AutoVlog al final de estas líneas.

De cualquier forma, sea el coche que sea, advertimos no intentar esta hazaña. Solo imaginen los daños que sufrió la transmisión de ese pobre Ford Ranger. [vía Cars Daily / Truck Yeah! / AutoVlog]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.