Google Glass y la edad dorada de las fotos "cuestionables"

[Artículo original de Cord Jefferson] Hay dos corrientes críticas hacia Google Glass. la primera sostiene que las gafas serán usadas por los tipos más cretino e insufribles de la tierra. La segunda que nos conducirán a una pesadilla panóptica. Las dos están bien fundadas pero lo que todo el mundo parece haber pasado por alto es el principal problema que Glass va a crear nada más llegar al mercado: Una vez este tipo de gafas estén en poder de mucha gente vamos a empezar a ver una enorme cantidad de fotos "cuestionables".

Ya sabéis a cuáles me refiero. Esas fotos tomadas de forma disimulada de chicas y mujeres que luego acaban siendo discutidas en sitios como Reddit. Durante un tiempo estas fotos tenían incluso un directorio dentro de Reddit dedicado en exclusiva a fotos de delanteras y traseros. Mujeres paseando tranquilamente por el zoo o tumbadas en la playa tomando el sol. En Reddit un profesor de instituto incluso colgó durante días fotos de sus estudiantes.

Con el paso del tiempo el directorio de este tipo de fotos, conocidas en inglés como Creepshots (fotos pervertidas), fue eliminado. También otros directorios similares en temática. Pero al igual que cerrar una casa de adictos al crack no hace que desaparezcan los adictos, estos usuarios simplemente han migrado a otros servicios en la red como Tumblr.

Hasta ahora tomar estas fotografías era fácil, pero al menos había un componente de riesgo. Estamos acostumbrados a ver a la gente usar los smartphones en público y nunca sabemos si lo que están haciendo en la pantalla es usar una aplicación o tomar una foto. Pero en general es fácil sospechar cuando alguien está fotografiando o grabando un vídeo, aunque sea sólo por el ángulo de la cámara.

Aquí es donde Google Glass, en las manos -o cabezas- adecuadas tiene el peligro de convertirse en una de las piezas de tecnología más problemáticas jamás creadas. Como el servicio permite fotografiar o grabar vídeo de todo lo que ve el usuario de forma discreta, cualquier situación, desde mirar a la camarera o hablar con una colega del trabajo, se convierte en un peligro potencial para quien está al otro lado de las gafas.

Escuchar a hombres como Mark Hurst -presidente de la consultora Creative Good y una de las voces más críticas contra Glass- hablar de los peligros que tienen este tipo de gafas para la privacidad es razonable hasta cierto punto. A lo mejor a un famoso como George Clooney no le hace gracia que la gente vaya por la calle con una cámara en la cabeza, sometiendo su vida a una mayor vigilancia, pero para la mayoría no resultará un problema tan grave.

La mayoría de las víctimas van a ser mujeres, que durante mucho tiempo han tenido que soportar las miradas indiscretas y el acoso de hombres extraños, solo que ahora esas miradas están potenciadas por una tecnología capaz de guardar cada imagen y hacerla circular por cualquier tipo de foro en la red. Ya estamos viendo algunos de los efectos de la telefonía móvil. Cuando en vez de un teléfono la cámara está discretamente instalada en unas gafas será mucho peor.

Cuando pregunté a Google sobre esta cuestión la respuesta oficial de la compañía fue la siguiente: "Estamos todavía en la infancia de Glass y esperamos que, como ocurrió con el teléfono móvil, los comportamientos se alteren con el uso y se creen nuevas normas sociales".

Y es cierto, excepto que la norma social no siempre se sigue. Cuando los primeros teléfonos con cámara salieron al mercado, ¿quien habría podido pensar que se utilizarían para llevar a cabo las fantasías sexuales de un puñado de pervertidos? No espero menos de Glass [Gizmodo]