Secret, la aplicación que permite lanzar mensajes de manera completamente anónima, no es tan secreta como sugiere su nombre. Dos expertos en seguridad han encontrado un fallo en el software que permite identificar al autor de un determinado mensaje.

La aplicación Secret es como una especie de homenaje al morbo. Sus usuarios pueden lanzar los mensajes que quieran con la supuesta garantía de que es imposible saber quién los ha escrito. Este supuesto anonimato ha sido superado con facilidad por un bot creado por Benjamin Caudill y Bryan Seely, que han logrado identificar los autores de tres mensajes aleatorios con el aliciente de que uno de ellos provenía del propio fundador de la aplicación, David Byttow.

Advertisement

Caudill y Seely han informado a los creadores de Secret, y se supone que la puerta trasera que permitía identificar al autor de un mensaje ya ha sido cerrada, pero el problema arroja numerosas dudas sobre la conveniencia de usar Secret para otra cosa que no sea airear pequeños secretillos inconfesables por el mero placer de hacerlo.

No es el único problema que Secret ha experimentado últimamente. En Brasil, la aplicación ha tenido que ser retirada porque la constitución del país carioca no permite la expresión pública completamente anónima. [vía Forbes y CNet]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)