Los delincuentes cada día se sofistican más a la hora de camuflar cámaras que permitan grabar el número PIN de una tarjeta bancaria cuando alguien usa un cajero. La última sofisticación es directamente una cámara tipo sonda oculta en el interior de algunos cajeros automáticos.

Ocurría en Connecticut y Pennsylvania, Estados Unidos, donde la policía ha incautado dos sistemas de grabación ocultos en el interior de la maquinaria de un cajero automático. La cámara, apenas un diminuto sensor en el extremo de un cable, graba desde la ranura del cajero por lo que pasa virtualmente desapercibida a los usuarios. En el interior, una memoria permite almacenar hasta 32.000 números durante 14 días, que es lo que dura la batería.

Advertisement

Lo único que necesitan los ladrones para instalar la cámara es tener acceso a a una llave de seguridad como las que los técnicos usan para labores de mantenimiento. Afortunadamente, como ya explican en el blog Krebs on Security, es relativamente sencillo evitar que este y otros sistemas similares nos den un disgusto. Basta con tapar con la mano el teclado cuando pulsamos los botones. Tan solo hay que interiorizar el gesto. [vía Krebs on Security]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.

Sponsored