Es muy probable que el próximo portátil que compres esté alimentado por el procesador de arriba. Se trata de la nueva arquitectura Broadwell de Intel, es decir, la 5ª generación de los Intel Core i3-i7. La compañía la acaba de presentar en el CES con una promesa: que tu PC será más rápido que nunca.

Los procesadores con arquitectura Broadwell ya se pueden encontrar en algunos convertibles ultra finos, dentro de los chips Intel Core M. Están pensados para híbridos a mitad de camino entre tabletas y portátiles que necesitan cantidades muy bajas de energía y pueden funcionar sin ventiladores. Ahora hay nuevos chips más potentes en camino, y los primeros en llegar serán versiones más ligeras y de doble núcleo de los Core i3, i5 e i7, con los modelos de cuatro núcleos en rampa de lanzamiento para finales de año.

Advertisement

Esta 5ª generación de procesadores Broadwell tiene mucho en común con sus predecesores (la 4ª generación, Haswell, que trajo grandes mejoras en duración de batería), pero no suponen un salto cualitativo tan importante como ellos. Broadwell es una versión "tick" en el ciclo "tick-tock" de actualización, es decir, el paso en el que Intel reduce de tamaño los procesadores del año anterior en lugar de generar una nueva arquitectura al completo. Mientras Broadwell es una arquitectura de 14 nanómetros (y con un 35% más de transistores), Haswell lo era de 22 nanómetros. Pura Ley de Moore.

Con Broadwell habrá mejoras en rendimiento sobre la arquitectura Haswell del año pasado, pero nada revolucionario. Según Intel, Broadwell ofrecerá un 20% más de rendimiento gráfico, permitiendo a la gráfica de Intel HD, Iris y Iris Pro comportarse aún mejor. Sin embargo, la mejora en puro rendimiento de CPU es marginal.

Broadwell debería ofrecer también una mejora en la duración de batería pero, de nuevo, nada espectacular. Según Intel, tendremos una hora y media adicional, pero eso será en el mejor-mejor de los casos y aún está por ver cuánta batería extra ganaremos en uso normal.

Advertisement

Dicho todo eso, Broadwell vendrá con algunos trucos y ventajas adicionales muy interesantes. Por ejemplo, la tecnología RealSense 3D de Intel (una demostración debajo), que permite dotar a un ordenador de visión 3D con un periférico extra, se lanzará de verdad con la llegada de los chips Broadwell y llegará a los portátiles. Podrás jugar en el laptop mediante gestos o realizar fotos 3D. Promete.

Otro de los puntos fuertes de Broadwell será el mayor soporte a comandos de voz, de forma que los asistentes que utilizamos hoy en día en los smartphones podrán ir llegando poco a poco a los portátiles. Lo más inmediato será ver el asistente Cortana en el desktop con Windows 10, pero una versión para desktop de Google Now o Siri sería otra posibilidad.

Todo esto es genial, pero Broadwell viene con un irónico inconveniente: su propio sucesor. Debido a los retrasos en el lanzamiento y disponibilidad de Broadwell, la próxima arquitectura, Skylake, no está muy lejos, llegará a finales de año. Cuando aterrice sí que veremos cambios revolucionarios en rendimiento. Broadwell comenzará a llegar a los portátiles a mediados de año. Será un gran momento para comprar uno si lo necesitas. Pero si puedes esperar, Skylake estará a la vuelta de la esquina a finales de 2015-comienzos de 2016.


¿Quieres estar al tanto de todas las novedades presentadas en el CES 2015 de Las Vegas? Sigue toda nuestra cobertura aquí, bajo la etiqueta "CES 2015".

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)