La historia de Konami, casi por tradición, siempre ha estado envuelta en turbiedades y cambios de rumbo sospechosos. La salida de Kojima de la compañía unos meses antes del nuevo Metal Gear Solid o la cancelación de Silent Hill son algunos ejemplos. Ahora, un informe detalla las deplorables condiciones de sus empleados.

Publicado por Nikkei, que tiene un buen registro en este tipo de rumores, el informe revela cómo la compañía trata de manera casi dictatorial a buena parte de su plantilla, castigando a los empleados que no juegan bajo las normas, tratándolos como objetos y relegándolos a funciones deshonrosas si no rinden adecuadamente.

Advertisement

Parece que el punto de inflexión definitivo se produjo hace unos años con la salida de Dragon Collection, un juego para móviles que se convirtió en un éxito instantáneo en Asia. Konami vio la posibilidad de desarrollar juegos cuyos costes de producción eran mucho más baratos, como ocurre en móviles, y el retorno de inversión potencialmente mucho más grande. Desde entonces, la mayoría del foco de la compañía está más en móvil que en grandes títulos hardcore tradicionales al estilo de Pro Evolution Soccer o Metal Gear Solid.

Las alegaciones que aparecen en Nikkei, por orden:

  • La antigua Kojima Productions es ahora simplemente “Number 8 Production Department”. Los empleados y ordenadores de esta sección no están conectados a internet y sólo pueden comunicarse internamente.
  • Los descansos para comer están monitorizados, si alguno se pasa del límite establecido, la compañía lo expone públicamente a través de la megafonía interna de la compañía.
  • Hay cámaras que además de servir para seguridad se utilizan para monitorizar y vigilar a los empleados.
  • La mayoría de empleados de Konami no tienen una dirección de correo personal, excepto el departamento Comercial y el de PR, puesto que han de tratar frecuentemente con otros fuera de la empresa. La mayoría de emails son una serie de letras y números aleatorios que además cambian cada poco tiempo. De esta manera se previene el headhunting, la caza de talento por parte de la competencia.
  • Los desarrolladores que no rinden como esperado son resignados como guardias de seguridad (?!) o personal de limpieza (?!?!) en el gimnasio del edificio. Otros son reasignados para trabajar en la división de máquinas tragaperras que también mantiene la compañía. Este tipo de rumores concuerdan con los que hace 2 años fueron publicados en Asahi News, otro gran periódico de Japón.
  • Un empleado que consiguió un trabajo en otra empresa anunció su partida en Facebook, todos los empleados de Konami que hicieron like a la actualización fueron monitorizados y reasignados.

Gawker Media se ha puesto en contacto en Konami en relación a dichas acusaciones y actualizaremos el post con sus declaraciones.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)