Se llama Ghost Gunner, y permite fabricar cuantos rifles queramos sin necesidad de licencia, ni número de serie, ni apenas experiencia. Este pequeño instrumento ha sido creado por Cody R. Wilson, el inventor de la primera pistola impresa en 3D. Wilson ha puesto una pequeña cantidad de Ghost Gunners a la venta, y ya ha vendido más de 200 en 24 horas.

La máquina parece una impresora 3D, pero en realidad es un pequeño torno CNC capaz de dar forma a piezas de madera, metal o plástico. Aunque en teoría, este pequeño centro de mecanizado puede fabricar cualquier pieza, Wilson la ha programado para fabricar exclusivamente una réplica funcional del cuerpo de aluminio del fusil de asalto AR-15 (en las fotos debajo).

Cuerpo de aluminio del AR-15, en diferentes configuraciones. Foto: Wikimedia Commons.

Advertisement

Por supuesto, tener el cuerpo del AR-15 no es tener todo el rifle, pero completar el resto es una tarea sencilla, porque el cuerpo, conocido también como receptor inferior (lower receiver) es el componente que une a todos los demás, y también el más regulado por la administración estadounidense.

Si se puede fabricar el cuerpo del AR-15 en casa, el resto es cuestión de pedir las piezas por Internet o comprarlas en cualquier ferretería o tienda de caza para montar un fusil semiautomático de menos de 3 kilos de peso y capaz de disparar cargadores de hasta 30 balas del calibre 5.56. Ni que decir tiene que la venta de la Ghost Gunner ha desatado una tormenta política considerable entre los partidarios del uso libre de armas y sus detractores.

Wilson está acostumbrado a la polémica. Al frente de su asociación Defense Distributed, logró que se descargaran más de 100.000 copias de los planos para fabricar su pistola de plástico, la Liberator 3D. "La gente quiere esta máquina" ha declarado Wilson a Wired. "Quiere un rifle de asalto, y la comodidad de poder replicarlo de manera privada en su propia casa. Quieren esta máquina y la están comprando", insiste.

Advertisement

Tras el éxito de su debut, Cody R. Wilson ha abierto un segundo plazo de reserva de la máquina, que cuesta 1.299 dólares. De momento, fabricar armas en casa es legal en Estados Unidos. El senado de California trató de prohibir estas armas "fantasma" sin licencia, pero la propuesta fue rechazada. [Ghost Gunner vía Wired]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)