Interior de un Model S de Estados Unidos. Imagen: Tesla

Aquí tienes una curiosidad que posiblemente no conocías sobre los coches de Tesla: a diferencia de la mayoría de los vehículos del mercado, los botones de desanclaje de sus cinturones de seguridad no son de color rojo. Pero sólo ocurre en los modelos que se venden dentro de Estados Unidos.

Advertisement

Ni el Model S, ni el Model X tienen el interior más lujoso del mundo del motor. No obstante, la atención al detalle de Tesla puede marcar la diferencia (es la nueva Apple, dicen algunos). Fíjate en la imagen de arriba: los botones de los cinturones de seguridad son negros; como la tapicería, el salpicadero y todo lo demás. Es el modelo estadounidense.

Ahora fíjate en la foto de abajo: el mismo coche, con el anclaje del cinturón de seguridad en el típico color rojo. Es el modelo europeo.

Interior de un Model S de fuera de Estados Unidos. Imagen: CarAdvice

Si no fuera porque estamos acostumbrados, pensaríamos que el botón rojo del modelo europeo está fuera de lugar. Por suerte, la seguridad va por delante de la estética: es rojo porque la normativa europea de seguridad lo requiere. En concreto, la norma ECE R16 dice que “la zona de apertura de la hebilla deberá ser de color rojo. Ninguna otra parte de la hebilla deberá ser de ese color”.

Advertisement

La regulación estadounidense —y específicamente la norma FMVSS 209— no establece ningún color para el botón de la hebilla. Así que Tesla es libre de poner los botones interiores a juego con la tapicería (negros, blancos o marrones), pero sólo en los modelos homologados para circular en Estados Unidos.

¿Por qué no hace lo mismo el resto de fabricantes? Es una estrategia de reducción de costes: las marcas buscan implementar a la vez todas las restricciones que les imponen los distintos mercados para ahorrar dinero. Y, al fin y al cabo, éste es un elemento de seguridad de sentido común: el rojo es más fácil de localizar en caso de accidente.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.