Estanques termales de Yellowstone. Foto: Nina B / Shutterstock

Hace alrededor de 3.700 millones de años, dos grupos de microorganismos: las arqueas y las bacterias, comenzaron a poblar la Tierra. Un grupo de investigadores de la Universidad de Washington cree esa explosión de vida no fue la primera. Hubo una antes de la que aún no se han hallado fósiles.

Es más. Los científicos apuntan la posibilidad de que la aparición de formas de vida complejas no sea un evento tan raro como pensamos y que, de hecho, pueda haber sucedido varias veces antes de la era en la que bacterias y arqueas evolucionaron hasta llegar a los animales que conocemos, y al ser humano.

¿En qué se basa este estudio para creer que puede haber existido vida antes de la vida en la Tierra? La respuesta es en el oxígeno. Todas las formas de vida complejas actuales (incluidos nosotros) pertenecen al extenso dominio de las eucariotas, que son los organismos celulares con núcleo diferenciado y separado mediante membranas.

Advertisement

Las eucariotas surgieron hace 1.750 millones de años, probablemente a partir de la simbiosis entre una bacteria y una arquea. La hipótesis más aceptada es que, en algún momento, una bacteria asimiló una arquea, pero en vez de digerirla, ambas comenzaron a convivir y la arquea se convirtió en la mitocondria celular. El catalizador para la aparición y desarrollo de las células eucariotas fue un entorno rico en oxígeno. Ese entorno se formó hace 1.600 millones de años gracias probablemente al trabajo de cianobacterias.

La cuestión es que el nuevo estudio llevado a cabo en Washington ha descubierto que la atmósfera de la Tierra disfrutó de un entorno rico en oxígeno mucho antes, hace exactamente 2.400 millones de años. Ese oxígeno se mantuvo durante 400 millones de años y luego desapareció súbitamente sin que se conozcan las causas.

Las arqueas a menudo sobreviven en entornos extremos donde ningún otro organismo puede subsistir, como los estanques hivientes de Yellowstone. Foto: Foto: Robert B. Smith y Lee J. Siegel

Los fósiles más antiguos que conocemos datan de hace 1.750 millones de años, pero eso no quiere decir que sean los más antiguos. No hay evidencias de organismos complejos anteriores, pero los científicos creen que pudo ser muy posible. Las condiciones para la vida estaban ahí.

Sponsored

Para averiguar los niveles de oxígeno del planeta de hace tantos millones de años, los científicos estudian los yacimientos de selenio. El selenio es un metal con una particularidad muy interesante. Cuando se expone a un entorno rico en oxígeno se oxida. Esa oxidación provoca cambios en el índice de isótopos. Saber el porcentaje de oxígeno de la atmósfera es tan sencillo (y tan complejo) como contar isótopos de selenio en diferentes estratos atrapados en la corteza terrestre.

El estudio nos deja con dos preguntas fascinantes. La primera es si realmente hubo vida compleja en la Tierra en ese período de 400 millones de años ricos en oxígeno antes de nuestra era. La segunda es por qué desapareció. [Proceedings of the National Academy of Sciences vía Science Alert]