A mediados de 2014, el Rodaje de The Force Awakens tuvo que interrumpirse dos semanas después de que Harrison Ford se rompiera la pierna en un accidente. El caso se ha cerrado por fin, y no precisamente bien para la productora británica Foodles Productions,que ha sido condenada a pagar 1,6 millones de libras (dos millones de dólares).

Un juez británico ha encontrado a la productora (propiedad de Disney) culpable de dos cargos criminales de los cuatro que se le imputaban. Los abogados de Ford compararon el incidente con un atropello de automóvil y lograron convencer al tribunal de que el actor tuvo mucha suerte y que incluso podía haber muerto en el incidente.

Lo cierto es que Ford se libró por los pelos de sufrir lesiones más graves. Una de las pesadas puertas hidráulicas que formaban parte del decorado del Halcón Milenario se cerró sin previo aviso, alcanzando al actor en la pierna y rompiéndole la tibia y el peroné. La puerta pasó a escasos centímetros de la cara del actor.

Advertisement

Advertisement

El Ministerio británico de Salud y Seguridad en el trabajo declaró que el accidente se podía haber evitado y hasta la propia compañía admitió el veredicto de culpabilidad. En cuanto a Harrison Ford, tan solo comentó lo siguiente:

En la película original, si hubieran tenido que poner una puerta se habría cerrado con una polea controlada por la mano de un técnico. Ahora que tenemos toneladas de dinero y tecnología construimos una puerta hidráulica jodidamente estupenda que se cierra a la velocidad de la luz.

[vía CNN]