La historia comenzó el 5 de enero del 2012. Ese día y al llegar la tarde, el analista y experto en seguridad sueco Joel Eriksson mataba el tiempo en la red. Un día más buceando en los confines de la web por pura distracción hasta llegar a un foro donde encuentra un enigmático mensaje. Se trataba de una imagen con texto blanco y fondo negro que rezaba:

Hola, buscamos personas altamente inteligentes. Para encontrarlos hemos ideado una prueba. Hay un mensaje oculto en esta imagen. Encuéntralo y te llevará por el camino hasta nosotros. Esperamos conocer a los pocos que lleguen al final del camino. Buena suerte.

3301

Así daba comienzo uno de los enigmas más elaborados y misteriosos de la era de Internet. ¿O quizá todo era una broma?

El señuelo

Imagen: Primer mensaje de Cicada 3301

Eriksson, confeso amante de la seguridad y experto criptógrafo, no iba a dejar pasar ese día que había comenzado procrastinando y se había transformado en todo un reto, un puzzle misterioso, un desafío a su intelecto. Quizá fuera una broma, pensó, o una estafa… sea como fuere, el mensaje le había atrapado y despertó su interés de inmediato.

Advertisement

Advertisement

El analista sabía por experiencia que se trataba de un ejemplo de esteganografía digital, es decir, un método de ocultación de información dentro de archivos multimedia. Los hay de muchos tipos, pero en este caso apostaba sin ninguna duda al LSB, trabajando sobre el código de la imagen para alterar el color de cada pixel (las áreas). Eriksson también sabía que el problema o desventaja del método es que es el más conocido, y por tanto, el más estudiado. El método suele dejar marcas similares a ruido blanco (señal aleatoria) en el portador (en este caso la imagen contenedora). Y es que la técnica por desgracia suele ser utilizada con fines criminales, siendo uno de ellos la ocultación de pornografía infantil.

El analista entonces se fija en el final del mensaje, la firma con el 3301. Decide probar suerte descifrando el número. Minutos después encuentra algo, una pista: una referencia a Tiberius Claudius Caesar (Claudio, el cuarto emperador romano de la dinastía Julio-Claudia) junto a una línea de letras sin sentido aparente. Eriksson deduce que podrían estar ejecutadas bajo el cifrado César.

Se trata de una técnica simple y ampliamente usada en criptografía, también conocida como cifrado por desplazamiento. Es un tipo de cifrado por sustitución en el que una letra en el texto original es reemplazada por una letra que se encuentra un número fijo de posiciones más adelante en el alfabeto. Un ejemplo: con un desplazamiento de 3, la letra A del abecedario sería sustituida por la D (3 lugares a la derecha). La técnica recibe ese nombre porque, según cuentan, Julio César lo utilizó con un desplazamiento de tres espacios para proteger sus mensajes más importantes de contenido militar.

Sponsored

Como Claudio había sido el cuarto emperador, Eriksson sugirió que el número “4” podría ser clave. Hilando muy fino acabó reemplazando caracteres que le llevaron hasta una dirección web, una url que se encontraba enterrada en el código de la imagen. Bingo. El hombre había resuelto el puzzle. Satisfecho, entra en la página.

Lo que se encontró allí es una imagen similar a la que acompañamos. Un pato con un mensaje que rezaba:

Advertisement

Woops! Sólo fue un señuelo. Parece que no has podido adivinar cómo llegar al mensaje

Imagen: ¿era el final del viaje?

Sea lo que fuera aquel mensaje, sus autores acababan de ganar a un discípulo. Y como Eriksson, cientos de amantes del misterio y buscadores de tesoros.

Advertisement

Ni él ni ninguno de los que se iniciaron en este enigmático puzzle ese 5 enero del 2012 lo sabían en aquel momento, pero se acababan de embarcar en uno de los desafíos más duraderos de la red, la búsqueda de un acertijo que abre las puertas a lo desconocido, con mil y una teorías sobre el autor/es que ha llevado a una multitud de competidores a través de la web y fuera de ella, desplazándose hasta ubicaciones físicas en diferentes enclaves del mundo para luego regresar y bucear a por nuevas pistas en las entrañas de la deep web.

El juego no había hecho más que empezar.

Cicada 3301

Imagen: logo Cicada 3301. Wikimedia Commons

Dos años después, Eriksson le contaría la historia a varios medios. Él fue, sin ninguna duda, una de las personas que llegó más lejos en el primer desafío.

Advertisement

Normalmente, si se trata de algo demasiado fácil o demasiado rutinario, rápidamente pierdo el interés. Pero parecía que, después de todo, este desafío era un poco más duro que un simple cifrado César. Me enganché al momento.

Esa tarde de enero del 2012 y tras quedarse un rato pensando delante de la imagen con el pato, el analista toma la misma burla como una pista. Lo hace a través del programa OutGuess, una aplicación para Linux que permite cifrar información dentro de una imagen JPG usando la esteganografía.

Y vuelve a dar en el clavo. Se encuentra con otro mensaje oculto. A los pocos días el hombre descubre que no es el único detrás del misterioso acertijo, en reddit ya han creado un hilo para los amantes del misterio, o lo que es lo mismo, se había abierto de par en par la caja de Pandora.

Advertisement

Advertisement

De repente, Eriksson se da de bruces con miles de usuarios que, cómo él, estaban desarrollando todo tipo de teorías y caminos hacia la posible solución. Reddit y algunos foros servirían desde entonces como plataforma de almacenamiento de ideas para compartir algunos datos o pistas.

En ese mar de información en el que se encontraba el analista comienzan a publicarse líneas cifradas de un libro cada pocas horas, también símbolos extraños que Eriksson descifra como numerología maya. El hombre los traduce y le llevan a otro conjunto cifrado. Hasta ese momento, como contaría Eriksson, ninguno de los puzzles había requerido de una habilidad avanzada, al menos para él, “pero todo cambió y dio un giro inesperado. Las cosas empezaron a ponerse interesantes”.

Imagen: Cicada. BBC

Al poco tiempo, las técnicas de cifrado subieron a un nivel superior, los puzzles, antes unidireccionales, llevaban a varios caminos: comenzaron a aparecer caracteres hexadecimales, ingeniería inversa, los números primos… Al mismo tiempo el entramado tomaba la simbología que luego perduraría, las primeras imágenes de cigarras (Cicada en inglés), lo que fue interpretado rápidamente por muchos como un claro guiño al imaginario de El silencio de los corderos de Thomas Harris.

Advertisement

Buscando información sobre los insectos Eriksson da con una nueva pista. Las cigarras que solamente se encuentran en ciertas zonas de Estados Unidos han adaptado sus ciclos vitales a los números primos (13 o 17) para evitar la sincronización con los ciclos de vida de sus depredadores. Por tanto, las mismas cigarras que llegaron a inspirar a Bob Dylan para su tema Day of the Locust (1970) arrojaban una nueva pista.

Poco después se acaba descubriendo el título del libro cifrado que había comenzado en reddit. Se trataba de The Lady of the Fountain, un poema sobre el rey Arturo, a su vez parte de una colección de manuscritos medievales galeses. Eriksson cuenta que la “comunidad” acaba descifrando en muy poco tiempo la siguiente pista en el interior del poema. El resultado: un enigmático “llámanos” junto a un número de teléfono.

Llegados a este punto, sólo unos pocos días después de que hubiera sido publicada la primera imagen de Cicada 3301, el analista ya había optado por dedicarle todo el tiempo que fuera necesario al rompecabezas:

Advertisement

Advertisement

El número de teléfono fue sin duda un giro inesperado. También se trataba del primer indicio de que esto no podía ser el trabajo de un troll al azar.

La línea estuvo conectada durante una día, tiempo suficiente para que los primeros en llegar recogieran el mensaje. Se trataba de una línea telefónica proveniente de Texas. Ese día y al marcar el número se activaba un mensaje a través de un contestador automático. En el mismo, una voz robótica decía lo siguiente:

Enhorabuena. Lo estás haciendo bien. Hay tres números primos asociados a la imagen original. El 3301 es uno de ellos. Debes encontrar los otros dos. Multiplica estos tres números y añade un .com para llegar hasta el siguiente paso.

Buena suerte.

Este grupo de Goonies digitales sacaron de la multiplicación un nuevo número primo y una web: 845145127.com. Al acceder a la misma se encontraban con un reloj y una cuenta atrás junto a una imagen enorme de una cigarra. No había duda, estaban en el camino correcto. Para Eriksson, “ese momento fue emocionante e impresionante si lo pienso ahora. Ese sentimiento compartido del descubrimiento fue inmenso. Pero es que lo mejor de todo es que la trama estaba a punto de hacerse aún más grande”.

Cicada en el mundo real

Imagen: Matrix

Una vez que la cuenta de la web llegó a cero, el 9 de enero del 2012 a las 17:00 GMT, la página mostró 14 coordenadas GPS alrededor del mundo. Las ubicaciones se encontraban en lugares como Varsovia, París, Seattle, Seúl, Arizona, Miami, Nueva Orleans, California, Sydney, Granada o Tokio. Eriksson no iba a llegar tan lejos como para viajar a todos estos lugares, simplemente esperó a que el resto de “jugadores” lo hicieran, bien porque vivían en la zona, bien porque se desplazarían hasta allí.

Advertisement

Y así fue. Uno por uno fue informando de lo que habían encontrado: se trataba de carteles en postes de la luz, todos con la imagen de la cigarra y cada uno con un código QR. Para la comunidad en torno a Cicada 3301, un grupo cada vez más grande, aquello fue emocionante. Quien fuera que estaba detrás del desafío estaba dedicándole mucho esfuerzo y recursos.

Imagen: coordenadas para las localizaciones.

Los códigos QR en los mensajes de los postes de la luz llevaban hasta unas nuevas imágenes con contenido cifrado. La solución llevaba hasta el poema Agrippa de William Gibson. Un poema que a su vez ofrecía una serie de referencias a los números primos y como colofón a una dirección de la red anónima Tor. Desgraciadamente, con esta dirección terminaba la última pista de Cicada. Tras llegar hasta allí los primeros “concursantes”, el sitio cerró inesperadamente con un escueto mensaje:

Advertisement

Queremos a los mejores, no a los seguidores

Eriksson fue de los primeros en llegar hasta allí, pero no lo suficiente. En los días siguientes se dijo que unos pocos “afortunados”, los primeros, habían recibido un correo que obviamente ninguno desveló. Se sabe, según el analista, que los mensajes incluían una nueva lista de pruebas personales para cada uno, en este caso de criptografía avanzada. Y a partir de ahí se pierde completamente la pista de hasta donde llegaron este selecto grupo. Según contaba Eriksson:

Advertisement

Fue mi gran decepción, y hablando con otra gente, creo que fue por minutos, quizá horas. Es posible que si mi ciclo de sueño-vigilia hubiera sido diferente, yo habría sido de los primeros.

A los pocos días llegaba un mensaje a través de reddit proveniente de Cicada 3301. En el mismo se podía leer:

Hola, hemos encontrado a los individuos que buscábamos. Así que nuestra larga travesía llega a su fin… por ahora.

Días después se filtraba parte del contenido de uno de los correos que la organización envió a uno de los primeros, un posible “reclutado”:

Advertisement

Todo el mundo nos han preguntado qué somos. Podemos decir que somos un grupo internacional, que no tenemos nombre, ni símbolo, ni listas de miembros. No tenemos un sitio web público y no hacemos publicidad de nosotros mismos.

Cicada tras el primer desafío

Imagen: pintura de The Marriage of Heaven and Hell de W. Blake

Exactamente un año después del primer mensaje, el 4 de enero del 2013, llegaba un nuevo mensaje de Cicada. Una nueva imagen con otro mensaje y el mismo texto en blanco que rezaba:

Advertisement

Hola de nuevo. Nuestra búsqueda de personas inteligentes continúa ahora.

Vuelta a empezar para todos desde la casilla cero. Eriksson y el resto comenzaban así un nuevo periplo, un primer puzzle en forma de imagen que tras su análisis revelaba otro poema, esta vez del libro Liber Al Vel Legis, un escrito de carácter religioso por el mago y ocultista inglés Aleister Crowley. El texto desembocaría a su vez en un archivo para descargar de 130 MB que contenía miles de números primos junto a un archivo MP3, en este caso con la canción The Instar Emergence de un artista llamado 3301.

Advertisement

Ese 2013 el enigma terminó como el primero. Tras una serie de pruebas que les llevaron a descifrar todo tipo de textos y otras siete nuevas localizaciones en el mundo real, unos pocos elegidos fueron aparentemente reclutados para otra serie de pruebas en privado.

Imagen: Liber Al Vel Legis. Wikimedia Commons

Y lo mismo ocurrió en el 2014, misma fecha para dar rienda suelta a una masa cada vez más grande ávida de adentrarse en este juego de incierto final y propósito. Ese año, el primer mensaje comenzaría por un tuit que les llevaría por cuadros que hacían referencia a la obra de The Marriage of Heaven and Hell de William Blake, pinturas de Goya e incluso un libro escrito en runas. También terminaría de la misma forma, con unos pocos elegidos y otros tantos decepcionados.

Sin embargo, a diferencia de los años anteriores, en el 2014 los grupos y comunidades se organizaron mejor y llegados a un punto dejaron de mostrar todos sus pasos al público, en cierto modo fue una manera de asegurarse llegar los primeros a la casilla final. El 2015 fue huérfano de Cicada pero el 2016 arrancó con un nuevo desafío, mismos parámetros y resultado final.

Advertisement

Habrá que esperar unos meses más para saber si en el 2017 existirá una nueva aventura, sin embargo, de lo que no queda ninguna duda es de que parte de la gracia está en que nadie sepa quién está detrás o el propósito (si lo hay) del mismo. Quizás esa sea precisamente su belleza.

Una pequeña búsqueda en Google y podemos alimentarnos con todo tipo de teorías (conspiranoicas o no) sobre sociedades secretas que dejan al club Bilderberg en pañales. Historias donde, cómo no, la CIA, NSA o el MI6 podrían estar detrás para reclutar a gente.

Advertisement

Para otros, como el mismo Eriksson, tan sólo se trata de un juego enorme, un desafío, quizá más complicado de lo normal, en cualquier caso y para la gran mayoría de adeptos, una obsesión de lo más sana donde lo más importante es disfrutar del viaje.