La aerolínea australiana Qantas Airways ha anunciado la creación del primer vuelo directo entre Australia y Europa, un avión que conectará sin escalas la ciudad de Perth (al oeste de Australia) con Londres. Se trata de un enlace sin precedentes, pero no del vuelo más largo del planeta como se ha comentado.

Para Qantas, este nuevo vuelo comercial es el resultado de perfeccionar durante 70 años la Ruta del Canguro, un término acuñado en los años 40 para describir la ruta aérea entre Australia y el Reino Unido a través del Hemisferio oriental. Hoy en día operan esta ruta unas veinte aerolíneas; dos de ellas, British Airways y Qantas, permiten a los pasajeros llegar hasta su destino sin cambiar de avión, pero aprovechando las paradas intermedias para repostar.

Advertisement

El primer vuelo de la Ruta del Canguro, creado en 1947, realizaba nueve paradas y tardaba cuatro días en llegar. El nuevo servicio de Qantas, la versión más corta y más rápida del mismo viaje en toda la historia, recorrerá 14.498 kilómetros en tan solo 17 horas. Será posible gracias a la eficiencia y capacidad de combustible del Boeing 787-9 Dreamliner, adaptado para alojar a 236 pasajeros en cabina.

Superará al vuelo comercial más largo en la actualidad, el Dubái-Auckland de Emirates que recorre 14.200 kilómetros. Pero el nuevo servicio de Qantas no entrará en servicio hasta marzo de 2018 y por eso, a pesar de batir otros récords, no va ser el más largo del planeta. Será el tercero, por detrás de otros dos vuelos comerciales que empezarán a operar próximamente: el Doha-Auckland, de Qatar Airways, que hará 14.539 kilómetros en 18 horas, y el Singapur-Nueva York, de Singapore Airlines, que recorrerá 15.345 kilómetros en 19 horas.

[Qantas vía Xataka]