Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Associated Press (AP)

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos se ha puesto a los mandos del Boeing 737 Max para su recertificación. Pilotos de la FAA realizan maniobras de prueba entre Seattle y Moses Lake, en el estado de Washington, para comprobar que el avión esté listo para volver a volar.

Advertisement

El Boeing 737 Max fue retirado del servicio en marzo de 2019 después de que los vuelos 610 de Lion Air y 302 de Ethiopian Airlines sufrieran accidentes mortales por la activación errónea de un software automático conocido como MCAS.

El MCAS, o Sistema de aumento de características de maniobra, se creó para reducir la tendencia al cabeceo del nuevo modelo de 737, causada por la posición más adelantada y elevada de sus motores. El MCAS estaba pensado para que el 737 Max se comportara igual que otros 737, de manera que los pilotos no tuvieran que formarse otra vez para volarlo (un gran atractivo para las aerolíneas). Boeing convenció a la FAA de que no era necesario hablar de su existencia, y la FAA confió en el fabricante para su homologación, ahorrándose horas de pruebas. Sin embargo, el MCAS no funcionaba correctamente.

Ahora Boeing ha terminado de desarrollar una actualización de software que protegerá al MCAS contra fallos en los sensores y limitará la fuerza que puede ejercer sobre el avión, para que los pilotos siempre puedan contrarrestar sus movimientos en caso de emergencia. El sistema de control de vuelo solo se activará cuando el morro del avión se aproxime a un ángulo superior al habitual, el piloto esté volando manualmente o las aletas del avión estén levantadas.

Advertisement

Con la nueva actualización, el MCAS comparará las entradas de los dos sensores de ángulo de ataque y, si no coinciden por 5,5 grados o más con las aletas retraídas, no se activará. Un indicador en la pantalla de la cabina alertará a los pilotos. Si el MCAS se activa en condiciones inusuales, solo proporcionará una entrada, nunca varias entradas, ni tampoco entradas que no puedan ser contrarrestadas por la tripulación para enderezar el avión. Los pilotos tendrán siempre la opción de anular el MCAS y controlar manualmente la aeronave.

Boeing ha realizado más de 1100 vuelos de prueba y ahora depende de la FAA para volver a volar definitivamente. Después de los vuelos de certificación, la FAA y otros reguladores internacionales evaluarán los estándares de formación de los pilotos y emitirán un informe. También habrá una revisión final de todos los cambios realizados en el 737 Max. Luego, la FAA eliminará la orden de retirada y los pilotos realizarán una formación antes de que el avión pueda regresar al servicio (siempre que los pasajeros estén dispuestos a volar).

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter