A pesar de las recientes declaraciones de Ian McKellen sobre una posible nueva película basada en la obra de Tolkien, Peter Jackson no tiene pensado continuar trabajando en proyectos basados en la obra de Tolkien. La razón es puramente legal.

Según Jackson, Tolkien vendió los derechos cinematográficos de El Señor de los Anillos y El Hobbit en los años sesenta, pero el resto de sus obras no tienen licencia para ser trasladadas a la gran pantalla.

Advertisement

Los herederos de Tolkien, que son los únicos con capacidad de licenciar el contenido, no quieren oír hablar de más películas. En 2012 su hijo, Christopher Tolkien, reconoció estar disgustado por el impacto de la excesiva comercialización en el mensaje y estética de los libros.

Estas declaraciones de Jackson son una jarro de agua fría para muchos fans de la saga, que han especulado durante años con la posibilidad de que Jackson aprovechara parte del contenido del Silmarillion para hacer nuevas entregas cinematográficas. McKellen, que protagoniza a Gandalf en las películas, dijo a la BBC el pasado lunes que no veía La Batalla de Los Cinco Ejércitos -la última entrega de la saga cinematográfica basada en El Hobbit- necesariamente como el final del camino. "Jackson me dijo en 2001 [al acabar el rodaje de El Señor de los Anillos] que ese sería el final. 13 años después, aquí estamos", afirmó. [vía The Independent]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)