De todas las novedades del Samsung Galaxy S6, hay una que ha pasado desapercibida y que probablemente es más importante para nuestra cordura que todas las demás juntas. El nuevo smartphone insignia de la coreana ya no trae el tono de silbido que notificaba mensajes.

A menos que hayas vivido los últimos tres años encerrado en una cueva, es imposible que no sepas de qué silbido estamos hablando. Es este:

Samsung introdujo este tono en 2012 como parte de una versión de su interfaz TouchWiz llamada Nature UX que incluía "agradables sonidos de la naturaleza". Agradables.

Advertisement

El silbidito debutó en el Galaxy S3, con Samsung en plena cresta de la ola y vendiendo smartphones como rosquillas. El sonido, que es probablemente la peor versión del tono que Samsung ha utilizado nunca para notificar los mensajes por defecto, pronto comenzó a inundar estaciones de metro, centros comerciales y cualquier lugar público donde alguien tuviera un teléfono con cobertura.

Tres años de tortura después, alguien ha debido de pensar que quizá el silbido estaba un poco trillado o no encajaba tan bien en la descripción de "agradable sonido de la naturaleza". La compañía ha optado por dos discretos tonos que al menos no despiertan instintos homicidas por saturación.

El horror por defecto

Para ser justos, Samsung no inventó la moda de utilizar siempre el mismo tono. Ese dudoso honor probablemente le corresponde a Nokia y a su archiconocido tono Grand Valse, cuyas versiones recorrieron el mundo desde 1994 a 2011. A continuación tenéis una recopilación de aquel otro sonido que era capaz de hacer que millones de personas echaran mano mecánicamente a su móvil y miraran la pantalla aunque no hubieran recibido ninguna llamada. No es exageración. Se calcula que en 2010 ese sonido se escuchaba una media de 1.800 millones de veces al día. Yo he llegado a consultar el móvil después de oírlo sin ni siquiera tener un Nokia.

Apple tampoco se libra de la peste de los tonos por defecto. El popular soniquete Marimba ha perseguido los oídos de medio planeta, tuvieran un iPhone, o no. El tono debutó hacia 2007, y su fama se prolongó también durante años impulsada por los iPhone 4 y 4s. El sonido por defecto en el iPhone 6 ya no es el mismo, pero los ecos de la marimba infernal siguen estando ahí.

Advertisement

En realidad, la culpa no es de las compañías, sino del extraño mecanismo psicológico que hace que millones de personas no se molesten en cambiar los tonos de llamadas y mensajes, incluso aunque se despierten con ellos cada mañana y los odien profundamente.

La solución, sin embargo, sí que está en manos de las compañías: no establecer ningún tono por defecto. Si la configuración del teléfono obliga al usuario a hacer el esfuerzo de elegir tono de una lista la primera vez que encienda el dispositivo quizá acabemos con la pesadilla de los tonos Deja Vu. También puede ocurrir que entonces el tono más escuchado sea el primero de la lista. Los seres humanos podemos ser muy tercos cuando nos proponemos no hacer esfuerzos.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)