Todos los años te pasa lo mismo. Llega el verano, invitas a tus amigos a una barbacoa y por la mañana descubres que la parrilla sigue como la habías dejado el año anterior: llena de óxido y restos de comida calcinada. Para limpiarla sólo necesitarás aceite, sal y una patata. Créeme, la patata es esencial.

El truco lo hemos visto en el canal de YouTube de HouseholdHacker junto con otros seis “hackeos” de limpieza para quitar algunas de las manchas más molestas y recurrentes con las que nos vamos a encontrar:

Advertisement

Advertisement

Óxido en la parrilla. Coloca las rejillas sobre una superficie plana y empápalas en aceite vegetal con una brocha. Espolvorea abundante sal gruesa sobre el metal: será nuestra sustancia abrasiva para quitar la mugre. Corta un trozo grande de patata y restriégalo sobre la parrilla como si fuera un estropajo. Frota con la patata en distintos ángulos para llegar a todas partes. Puedes reutilizar la sal que se cuela por la rejilla para limpiar otras zonas.

Salsa en el tupper. Si no consigues quitar una mancha de un envase de plástico (la típica mancha naranja de salsa de tomate en la pared de un tupper), exprime un limón en su interior y restriega su pulpa directamente contra la mancha. Agita con fuerza, pon el envase al sol y espera a que la suciedad desaparezca.

Restos en la licuadora. Si limpiar la batidora es lo único que te separa de hacerte un batido helado este verano, intenta llenarla de agua con detergente y encenderla a baja velocidad. ¿Cómo no se te había ocurrido antes?

Manchas en la bañera. Cuando la esponja y el estropajo no son suficientes para quitar las manchas de la bañera, es hora de sacar la caballería pesada. Hazte con un cepillo circular, desmóntalo y atornilla la cabeza a un taladro eléctrico. Ahora que estás armado, es hora de taladrar esas manchas.

Sponsored

Grasa en la campana. ¿Los filtros de la campana extractora de la cocina están llenos de grasa? No hace falta frotar: mételos directamente en el lavavajillas. La máquina se encargará de derretir la grasa y dejarlos como nuevos.

Pintura en una brocha. Para quitar la pintura seca de una brocha o un pincel, sólo tienes que mezclar en un vaso suavizante con agua caliente y remover la mezcla con el pincel. Después agita las cerdas para dejarlas como nuevas.

Advertisement

Advertisement

Suciedad en las suelas. Si estrenabas zapatos náuticos sobre el césped y la goma de las suelas se llenó de manchas verdes y marrones, sólo necesitarás un poco de quitaesmalte para que desaparezcan. Aplica algo de presión con un algodón empapado en acetona et voilà!


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.