Imágenes: Tyler Bridge / Jayse D. Anspach / Twitter

Dos semanas después de incendiar las redes sociales por la expulsión de tres pasajeras que llevaban leggings, United Airlines vuelve a ser noticia por otro incidente que ocurrió en uno de sus vuelos. Un hombre fue forzado a bajar de un avión con overbooking de la manera menos sutil posible.

Era el vuelo 3411 de Chicago a Louisville del domingo por la noche. United había vendido demasiados pasajes y tuvo que pedir a varias personas al azar que abandonaran el avión. Un hombre, que se identificó como un médico, dijo que tenía que llegar a su casa y se negó a dejar su asiento. La aerolínea llamó a la policía y los agentes acabaron sacándolo a la fuerza.

Advertisement

Advertisement

El avión estaba hasta arriba de gente con cámaras en sus manos, y a los agentes de seguridad no se les ocurrió otra cosa que arrastrar al hombre por el pasillo. ¿En qué estaban pensando? Minutos más tarde aparecieron los primeros vídeos del incidente, que se difundieron por las redes sociales:

En los vídeos se ve que el hombre grita y después queda inmóvil en el suelo, ensangrentado y aturdido. Los demás pasajeros observan la escena con incredulidad. “¿Qué estáis haciendo? ¡Esto está mal!”, dice una mujer.

Sponsored

United confirmó más tarde que el vuelo tenía un exceso de reservas y que nadie se ofreció voluntario para bajar del avión, por lo que tuvieron que pedir a un puñado de pasajeros que lo hicieran, entre ellos el hombre de los vídeos. El hombre se negó a bajar, así que United llamó a seguridad.

Al tirar de él para sacarlo de su asiento, los agentes consiguieron que el pasajero se golpeara en la boca con el reposabrazos y empezara a sangrar por el labio. “Parecía que lo habían noqueado, porque se quedó quieto y callado y lo sacaron del avión como a una muñeca de trapo”, dijo otro pasajero del vuelo 3411 a través de Twitter.

Advertisement

Diez minutos después del incidente, el hombre volvió al avión y continuó suplicando al personal que lo dejara ir a casa. El vuelo salió con dos horas de retraso. En un comunicado, United Airlines se disculpó por el exceso de reservas, pero no hizo mención del maltrato al pasajero.


Actualización (12:30 EST):

La mierda no ha parado de llover en las oficinas de relaciones públicas de United tras el incidente del vuelo 3411 —que se ha convertido en el tema más comentado en las redes sociales.

Advertisement

Ante una nueva crisis de imagen, Oscar Munoz, CEO de la aerolínea, se ha visto obligado a publicar un comunicado personal sobre el asunto:

Este acontecimiento nos ha afectado a todos aquí en United. Pido disculpas por haber tenido que reacomodar a esos clientes. Nuestro equipo trabaja con carácter de urgencia junto a las autoridades, y estamos llevando a cabo nuestra propia revisión detallada de lo sucedido. También estamos intentando contactar con este pasajero para hablar directamente con él y tratar de resolver esta situación.

Actualización (14:30 EST): 

Advertisement

Advertisement

Han aparecido nuevos vídeos del incidente que muestran lo salvaje que llegó a ser la escena para el hombre y el resto del pasaje. En los vídeos, el hombre aparece con la cara ensangrentada repitiendo “just kill me, just kill me”, “I have to go home, I have to go home”:

Ahora también sabemos que United ofreció 400 dólares a quien abandonara el avión voluntariamente y tomara el siguiente vuelo a las 3 de la tarde de hoy. Cuando nadie aceptó la oferta, United la subió a 800 dólares + el vuelo del día siguiente, aparte de una habitación de hotel. Cuando volvió a pasar lo mismo, un ordenador seleccionó aleatoriamente los pasajeros que debían bajarse a la fuerza del avión. [WHAS11, SUN]