Los pasajeros han encontrado chinches en algunos de los aviones de Air India.
Photo: Kevin Frayer (AP)

Los viajes en avión son los peor. Hay colas largas, la comida del aeropuerto siempre es horrible, todo el mundo está de mal humor y alguien siempre viene tarde. Además, ¿quién demonios decidió poner a un bebé enfadado en un vuelo que sale a las cinco de la mañana? Hay tanto sobre qué preocuparte que probablemente nunca te has preguntado, “¿oye, y qué si hay chinches?” Pues amigos míos, tengo malas noticias.

Advertisement

De acuerdo con Fox5NY, pasajeros han encontrado chinches en los asientos en algunos vuelos de Air India de Newark Liberty Airport con destino a India. Al principio esto quizá no suene tan mal, ya que nunca vas a viajar a India (por lo tanto, ¿qué importa?) No obstante, los chinches no llegaron ahí solos. Y cualquiera que los dejó en el avión probablemente dejó algunos a lo largo del aeropuerto.

Las personas estaban, con razón, muy enfadas sobre esto.

Advertisement

Suresh Prabhuji. Acabo de llegar de Nueva York en el vuelo 144 de Air India clase business con mi familia. Todos nuestros asientos tenían chinches. Señor, he escuchado que hay chinches en los trenes pero estoy en shock al darme cuenta que también los hay en nuestra “maharaja” y en business.

Mi mujer y nuestros tres hijos volamos en clase business de Newark hasta Mumbai. Ahora tienen mordeduras de los chinches por todo el cuerpo. ¿Hemos pagado $10.000 por esto?

Advertisement

¿Y todos los bebés que mencioné al principio? Bueno, hay un caso de un bebé lleno de mordeduras y sangrando, lo cual es realmente horrífico. Las personas que salen de vacaciones al final han terminado viajando a India para recibir tratamiento médico.

El mundo ya es suficientemente terrible, amigos míos. Aunque haya muchos conflictos, hay algo confortante en poder ignorar al resto del mundo durante un vuelo largo. No hay llamadas, no hay noticias de última hora, no hay publicaciones de Facebook que tienes que fingir que te importan.

Advertisement

Pero no. Aparentemente no podemos ni tener este momento en los cielos. Tenemos que preocuparnos sobre los chinches, lo cual me hace preguntarme cuántas veces se limpian los aviones.