Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Airbnb prohíbe las “casas de fiesta” tras un tiroteo en California

El CEO de Airbnb, Brian Chesky, anunció que su empresa prohibiría las “casas de fiesta” tras una tragedia en California.
Foto: Eric Risberg (AP Photo)

Airbnb anunció este fin de semana que estaba prohibiendo las “casas de fiesta” tras el horrible tiroteo en una de sus propiedades en Orinda, California en Halloween. Cinco personas murieron en el tiroteo y varias otras sufrieron heridas. El incidente ocurrió en una fiesta de Halloween masiva no autorizada en la casa alquilada por Airbnb.

Advertisement

Brian Chesky, el CEO de Airbnb, reveló las nuevas medidas en Twitter dos días después de la tragedia. Aparte de prohibir las casas de fiesta, Chesky afirmó que la empresa expandiría su sistema manual de revisión de reservas denominadas un “alto riesgo” por su tecnología interna. Airbnb también creará un equipo de acción rápida dedicado a las casas de fiesta.

Adicionalmente, el CEO comentó que la empresa tomará medidas inmediatas contra los usuarios que violan las nuevas políticas relacionadas con las casas de fiesta. La propiedad donde ocurrió el incidente ha sido eliminada de Airbnb y el usuario que realizó la reserva ha sido expulsado y baneado de la plataforma.

“Debemos hacerlo mejor, y lo haremos”, escribió Chesky en Twitter. “Esto es inaceptable”.

De acuerdo con el San Francisco Chronicle, el usuario que realizó la reserva de la casa de cuarto habitaciones en Orinda le dijo al propietario que estaba organizando una reunión familiar para 12 personas. No obstante, el día de la reserva el propietario empezó a recibir llamadas de sus vecinos informándole de que había una fiesta masiva en su propiedad con más de 100 asistentes.

Advertisement

De hecho, la fiesta al parecer fue publicada en Instagram como una “fiesta de Airbnb en una mansión”.

Advertisement

El tiroteo empezó cuando la policía se dirigía a la propiedad para hablar con los responsables sobre el ruido. Cuando llegaron las autoridades, ya había empezado el tiroteo, y los asistentes de la fiesta estaban corriendo en pánico. Tres murieron en la escena del crimen. Las víctimas tenían entre 19 y 29 años y eran residentes de la Bahía de San Francisco.

La policía todavía no ha publicado información sobre el responsable del tiroteo, que todavía no ha sido capturado.

Advertisement

“Lo que ocurrió el jueves por la noche en Orinda, California es horrible”, afirmó Chesky. “Empatizo con las familias y los vecinos impactados por esta tragedia. Estamos trabajando para darles apoyo”.

[San Francisco Chronicle]

Share This Story