Si est├í buscando construirte una nueva casa cerca de una zona por donde pasen huracanes, es posible que desees olvidarte del cemento y comenzar a beber botellas de refresco como un loco. Una compa├▒├şa canadiense ha conseguido construir una casa cuyas paredes exteriores est├ín hechas de pl├ístico reciclado, y dice que puede soportar vientos de m├ís de 480 kil├│metros por hora.

Construida por JD Composites, esta casa de tres habitaciones est├í situada cerca del r├şo Meteghan en Nueva Escocia. La casa parece una casa normal y corriente, con un dise├▒o limpio y moderno y una fachada de estilo minimalista. El interior est├í completamente amueblado y tiene paredes de madera y yeso, pero el exterior es lo que hace que la casa resulte atractiva.

La casa est├í envuelta con unos gruesos paneles de 14,9 cm hechos con aproximadamente 612.000 botellas de refresco que fueron trituradas, fundidas y luego se les inyect├│ un gas que cre├│ una especie de espuma pl├ística que tiene ciertas ventajas sobre los materiales de construcci├│n tradicionales. Proporcionan un mejor aislamiento tanto en el invierno como en verano, son resistentes a la humedad y al moho, ayudan a reducir el impacto del pl├ístico en las centrales de deshechos y permiten montar la casa en cuesti├│n de d├şas, porque los paneles se ensamblan como un puzzle gigante.

Advertisement

Lo que m├ís preocupa a los constructores de la costa este de Canad├í y Estados Unidos es la durabilidad de las casas, porque los huracanes suponen una gran amenaza cada a├▒o. Muestras de estos paneles de pl├ístico fueron enviadas a una instalaci├│n de certificaci├│n que las someti├│ a condiciones equivalentes a las de un hurac├ín de categor├şa 5. A modo de comparaci├│n, en 2015, el hurac├ín Patricia azot├│ Guatemala con vientos de hasta 346 kil├│metros por hora y fue considerado como uno de los huracanes m├ís poderosos jam├ís registrados. Los paneles de JD Composites pudieron aguantar vientos de hasta 524 kil├│metros por hora en sus pruebas.

La casa cuesta alrededor de $400.000, lo que está más o menos a la par con lo que cuesta la mano de obra y los materiales de una casa normal. Pero la durabilidad del plástico hará que tengas que hacer menos reparaciones, y además no será necesario reconstruirla en caso de huracán. En realidad, está casa ya está a la venta, por si estás pensando en mudarte al este de Estados Unidos, pero si los constructores no consiguen encontrar un comprador, piensan alquilarla en Airbnb y presumir de su logro.