La pantalla OLED sin marcos es uno de los mayores atractivos del iPhone X. Según una serie de rumores a los que ha tenido acceso Nikkei, Apple se propone dotar de ese atractivo a otros smartphones de su catálogo, y además va a hacerlo a lo grande: con una diagonal de 6,3 pulgadas.

Según estas informaciones, la compañía prepara tres nuevos smartphones para 2018. Lo que no queda claro es si se trata de modelos que heredan el diseño del iPhone 8, o del iPhone X. En principio lo más atractivo (y lo que tendría más sentido) es lanzar un iPhone X más grande aprovechando su ausencia de marcos (el modelo actual tiene 5,8 pulgadas), pero de momento solo se puede especular al respecto.

Parece ser que también hay un tercer terminal con pantalla LCD de 6,1 pulgadas y la parte posterior de metal, lo que indicaría que Apple dejará un modelo más tradicional y asequible para pasar el resto de su gama a OLED. [Nikkei vía CNBC]