Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Unbox Therapy (YouTube)

Probablemente recuerdes el bendgate, la polémica que generaron el iPhone 6 y el iPhone 6 Plus por su propensión a doblarse cuando te sentabas con el teléfono en el bolsillo. Cuatro años después, una demanda colectiva contra Apple ha revelado que la compañía conocía el problema antes de lanzarlos al mercado.

Advertisement

Según Motherboard, la información aparece en unos documentos internos de Apple que se encuentran bajo secreto de sumario. Sin embargo, una revisión del caso realizada por el Tribunal de Distrito de los Estados ha hecho pública una parte de su contenido. De acuerdo con la jueza Lucy Koh, “las pruebas internas de Apple determinaron que el iPhone 6 tenía 3,3 veces más posibilidades de doblarse que el iPhone 5s (el modelo inmediatamente anterior a los iPhones en cuestión) y que el iPhone 6 Plus tenía 7,2 veces más posibilidades de doblarse que el iPhone 5s”. En su revisión, la jueza añade que “una de las mayores preocupaciones que Apple identificó antes del lanzamiento de los iPhones era que pudieran doblarse más fácilmente que las generaciones anteriores”.

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

Poco después de que se lanzaran, varios clientes notaron que sus iPhone 6 y 6 Plus se habían doblado. Algunos casos se volvieron virales, lo que provocó una declaración pública por parte de Apple. En ella, la compañía negaba que hubiera un problema de ingeniería y decía que solo nueve personas se habían quejado. El tema quedó olvidado, pero a principios de 2016 muchos dispositivos iPhone 6 y 6 Plus comenzaron a mostrar síntomas de “enfermedad táctil”: sus pantallas dejaron de funcionar correctamente. El problema se asoció con la facilidad para doblarse que tenía el cuerpo de aluminio de estos modelos, lo que finalmente derivó en una demanda colectiva contra Apple. Como resultado del caso, se requirió que Apple entregara sus documentos internos a los demandantes.

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

Públicamente, Apple mantuvo que no había problema, pero internamente decidió que era necesario poner remedio a los fallos asociados con la enfermedad táctil de los iPhone 6 y 6 Plus. Y eso hizo: según los documentos internos, Apple añadió una capa de resina a los componentes afectados para mejorar su fijación a la placa y reforzar el montaje. Esto ocurrió un año y medio después de su lanzamiento, cuando ya se habían vendido millones de iPhone 6 y 6 Plus, y muchos clientes habían arreglado los suyos por un precio fijo de 349 dólares. Si tienes un iPhone 6, evita llevarlo en bolsillos ajustados.

[Motherboard]

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter