Captura: Insider (YouTube)

En la d√©cada de los 90, las animaciones hechas por ordenador eran una mierda gloriosa. Encantadores y espeluznantes a la vez, estos hom√ļnculos rob√≥ticos que los animadores eran capaces de invocar no parec√≠an estar listos para el prime time, pero eso no impidi√≥ que los estudios siguieran adelante con todo, desde series de televisi√≥n de CGI hasta la pel√≠cula de Pixar, Toy Story.

Ahora, tras su cuarta entrega, casi 25 a√Īos despu√©s del lanzamiento de su primera pel√≠cula, las pel√≠culas de dibujos animados hechos por ordenador como la √ļltima de Toy Story son casi irreconocibles frente a sus predecesoras. Un v√≠deo de Insider muestra c√≥mo hemos llegamos aqu√≠, analizando la evoluci√≥n tecnol√≥gica y estil√≠stica de Pixar a lo largo de las d√©cadas.

El v√≠deo no est√° centrado solo en Toy Story. Menciona que Pixar ha ‚Äúrealizado 21 largometrajes‚ÄĚ desde 1995 y ha adquirido experiencia en esta t√©cnicas de animaci√≥n que junto con los avances tecnol√≥gicos han permitido un mayor parecido con la realidad con el paso de los a√Īos.

Uno de los primeros ejemplo habla sobre c√≥mo la primera Toy Story se vio limitada por factores tales como lo dif√≠cil que era representar personajes humanos (solo mira la evoluci√≥n de Andy, de una especie de goblin a un ni√Īo de verdad). Con el tiempo, a medida que Pixar fue trabajando en m√°s pel√≠culas como Monstruos S.A., Los Incre√≠bles, Buscando a Nemo o Cars, descubri√≥ no solo c√≥mo abordar este problema, sino tambi√©n a comprender mejor las animaciones.

El poder de computación también ha aumentado durante todo este tiempo, ayudando a Pixar a poner todas esas técnicas en práctica en cada vez menos tiempo.

Advertisement

Parece que con la llegada de Toy Story 4, Pixar lo ha usado como excusa para ‚Äúintentar hacer muchas cosas que no pudieron en el original‚ÄĚ. El narrador explica cosas como lo bien que se ven ahora los animales (tanto los de peluche como los reales) en Toy Story 4, gracias a lo que aprendieron de otras pel√≠culas, como Monstruos S.A.