Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Científicos del MIT descubren cómo hacer un avión invisible a los rayos: electrificando su fuselaje

Foto: MIT / Joan Montanya / Universidad Politécnica de Catalunya

Cada año hay al menos un caso de un avión alcanzado por un rayo durante una tormenta. Normalmente estas descargas causan muy poco daño, pero no son una experiencia precisamente agradable para los pasajeros. Un equipo de investigadores del MIT ha encontrado una curiosa forma de evitarlos.

Normalmente los pilotos tratan de evitar las tormentas en sus rutas, pero a veces es completamente imposible y tienen que atravesar una. Cuando un avión pasa a través de una tormenta se va cargando con electricidad formando dos polos. Un extremo del avión acumula la carga negativa y otro la positiva.

Advertisement

Cuando esta carga alcanza un nivel crítico el avión crea un flujo de plasma a su alrededor y cierra el circuito entre las nubes cargadas de electricidad y el suelo. En ese momento es cuando se desencadena un rayo. La razón por la que esta descarga no afecta a los pasajeros es porque el fuselaje del avión actúa como una jaula de Faraday, aislando todo lo que hay dentro. Aunque el último accidente grave de avión producido por un rayo se remonta a 1967, la descarga provoca un estampido brutal y puede provocar daños menores en los equipos elécticos de la aeronave con acceso al exterior de la jaula de Faraday, como las antenas.

En la actualidad ya se utilizan algunas contramedidas para mitigar las descargas producidas por rayos, pero el MIT ha dado con una solución que, en esencia, hace al avión “invisible” a los rayos. La solución, desarrollada por científicos del MIT en colaboración con Boeing y la Universidad Politécnica de Catalunya pasa por instalar pequeños generadores en la aeronave que liberan una carga negativa sobre el exterior del fuselaje. La intensidad de la carga la modula en todo momento una red de sensores eléctricos que determinan la carga producida por la tormenta.

Generar una carga eléctrica sobre un avión en mitad de una tormenta puede parecer contraproducente, pero es la solución perfecta. La carga negativa uniforme impide que se forme una carga dipolar y que el avión atraiga descargas. La solución ya se ha probado en un túnel de viento. El siguiente paso es hacerlo con algún tipo de dron que vuele a gran altitud. [American Institute of Aeronautics and Astronautics Journal vía MIT]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key