Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cinco fotos icónicas antes de que fueran recortadas por sus autores

Dicen que pedirle a un fotógrafo el negativo de una foto es como pedirle a un pintor los bocetos de un cuadro. Una imagen puede cambiar drásticamente en el proceso de revelado, y la mejor muestra de ello es el aspecto que tenían estas fotos históricas antes de que fueran recortadas y reencuadradas por sus autores.

1. El cuarteto del millón de dólares (1956)

Advertisement

Jerry Lee Lewis, Carl Perkins, Elvis Presley, Johnny Cash y... ¿quién es esa? La mujer que aparece sentada sobre el piano fue eliminada de la imagen final, quedándose forzosamente fuera de la foto más famosa del Million Dollar Quartet (una breve reunión entre estas cuatro estrellas en los estudios Sun de Memphis).

2. Guerrillero heroico (1960)

Esta es la versión sin recortar del mítico retrato del Che Guevara que ahora vemos estampado en camisetas y pósteres. El hombre y la palmera fueron eliminados de la foto junto a otros ajustes del fotógrafo Alberto Korda para conseguir que la imagen del guerrillero marxista se volviera intemporal.

3. El hombre del tanque (1989)

Advertisement

El rebelde desconocido que fue fotografiado de pie frente a una hilera de tanques durante las protestas de la Plaza de Tiananmén, en Pekín, formaba parte de una foto mucho más amplia y abarrotada, donde apenas era visible. Gracias al zoom, el fotógrafo Jeff Widener consiguió una imagen más impactante y emotiva.

4. Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967)

Advertisement

El octavo álbum de estudio de los Beatles tiene una de las portadas más memorables de la historia de la música. La versión sin recortar es menos mágica y psicodélica, con los focos y el telón de fondo a la vista. Pero lo más curioso es ver que Hitler (en el extremo derecho de la imagen) fue apartado del grupo.

5. El monstruo del lago Ness (1934)

Advertisement

Nessie es mucho menos intimidante en la versión sin recortar de “La fotografía del cirujano”, la imagen que popularizó el mito. Durante décadas se pensó que había sido tomada por el cirujano R. K. Wilson en 1934, pero un empleado del Daily Mail acabó admitiendo que la foto era falsa y que el supuesto monstruo era en realidad un juguete construido por su yerno.

La moraleja de todo esto que una pequeña edición puede cambiar la historia. Si no hubieran sido recortadas para causar una mayor impresión, es posible que estas fotos no se hubieran convertido en las instantáneas icónicas que son hoy.

Advertisement

[Petapixel]

Share This Story

About the author

Matías S. Zavia

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: 08B1 8FBD 5DA0 45F1 2C2D F329 BD6D 0689 6FB2 7BEBPGP Key