Madeira y su capital, Funchal, son un destino tur√≠stico cada vez m√°s frecuentado. Para llegar hasta ese peque√Īo archipi√©lago en mitad del Atl√°ntico, los turistas primero tienen que superar la experiencia de aterrizar en uno de los aeropuertos m√°s peculiares del mundo, uno cuya pista es tan peque√Īa que parte de ella est√° sobre pilares.

British Airways acaba de dedicar un interesante v√≠deo en el que se aprecia lo que es despegar o tomar tierra desde Funchal. La pista es tan complicada que solo 20 pilotos en toda la compa√Ī√≠a tienen la formaci√≥n adecuada para volar a Madeira. Este es el v√≠deo:

El problema no es la pista exactamente. Aunque su aspecto parece un tanto precario, es una estructura muy s√≥lida cuya construcci√≥n termin√≥ en el a√Īo 2000 y que lfue merecedora del premio Outstanding Structure Award, considerado el Oscar de la ingenier√≠a estructural. La pista tiene una longitud total de 2.780 metros de los que 980 est√°n construidos a 70 metros sobre el mar.

Bajo los 180 pilares de hormigón hay estacionamientos, viales de acceso y diversas instalaciones entre las que se cuenta hasta un polideportivo. La pista es lo bastante ancha y larga hasta para albergar aviones de gran envergadura como el Boeing 747 o el Airbus A330.

Advertisement

El problema de aterrizar en Fuchal es que la isla principal de Madeira no es muy grande y, adem√°s, es bastante monta√Īosa. A ello hay que sumar el hecho de que la pista no dispone de sistema de aterrizaje asistido (ILS) y que a veces los vientos soplan fuertes alrededor del aeropuerto. Todo ello se traduce en una de las aproximaciones a tierra m√°s traicioneras del planeta y que a veces nos deja v√≠deos que ponen la piel de gallina. [British Airways v√≠a Flight Club]

Foto de portada: T.W. van Urk / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)