Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cómo evitar que te roben el PIN de la tarjeta con una cámara térmica

Ilustración para el artículo titulado

Las fundas que transforman la cámara de tu móvil en una cámara térmica están llamando rápidamente la atención. Flir es el último ejemplo. Es tecnología militar adaptada a un cacharro cotidiano como el smartphone. Fascinante y peligroso a la vez. Con estas cámaras es posible robarle a alguien el PIN de su tarjeta de crédito en solo un instante. La buena noticia: también se puede evitar.

Advertisement

Si no las conoces, este tipo de fundas permiten ver a través de la cámara del móvil todo lo que te rodea en tiempo real como si fueras Depredador, en base a la temperatura y calor que generan objetos y personas. Flir es quien ha empezado a popularizar esta idea con la carcasa Flir One. Una pequeña demostración debajo:

Advertisement

Flir One utiliza dos tipos de cámaras, una térmica, que es la que genera imágenes en base a la temperatura, y otra estándar, que añade una capa extra de software que ayuda a detectar si lo que vemos es un objeto, una persona o un animal. No es barata, 350 dólares, y de momento no se vende fuera de EE.UU., pero se puede utilizar para algo bastante peligroso: robar PINs de tarjetas de crédito. ¿Cómo?

Mark Rober, ex ingeniero en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, ha probado a hacerlo y lo explica en este vídeo. Cuando tocamos algo, transmitimos temporalmente calor a ese objeto. Por ejemplo, esta es la imagen de un sofá después de sentarnos captada con un iPhone y la funda Flir One:

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

Lo mismo ocurre con el teclado de un datáfono en una tienda a la hora de pagar: si hacemos una foto al teclado con esta funda térmica justo después de que alguien haya introducido el PIN de su tarjeta, podremos descifrar con relativa facilidad el código. La secuencia de números se puede conocer por la intensidad de calor (primera imagen): los últimos números tecleados son los de color más intenso o rojizo y los de color verde/amarillo los primeros.

Como apunta Rober, según varios estudios hay un 80% de probabilidad de acertar el PIN analizando una foto tomada justo después de que alguien haya tecleado su PIN y hasta un 50% si la foto se tomó un minuto después. Obviamente, luego te tendrán que robar también la tarjeta para utilizarla, pero eso ya es más... "low tech".

Advertisement

El sistema, sin embargo, apenas funciona cuando el teclado es metálico, por ejemplo en cajeros automáticos, ya que el metal disipa el calor rápidamente y hace muy difícil descifrar el código. Pero cuando el teclado es de goma, como en la mayoría de datáfonos en tiendas, sí funciona. ¿Qué hacer? Un truco muy sencillo evita el peligro: posar varios dedos sobre el teclado a la vez que introduces el PIN, como se muestra en la imagen debajo. Eso dejará varias señales térmicas y hará prácticamente imposible descifrar el PIN:

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

Puedes ver el vídeo completo de Mark Rober debajo, probando y explicando todo en detalle. Imperdible:

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story

Get our newsletter