Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El artista berlinés Simon Weckert hace poco “pirateó” Google Maps llenando una carretilla roja con 99 teléfonos y llevándola de un lado a otro por la ciudad para engañar a Google Maps haciéndole creer que había un atasco cuando en realidad no había ninguno.

Advertisement

Es un truco inteligente, pero nos plantea algunas preguntas sobre cómo Google Maps rastrea y responde a los datos de tráfico que recopila. Si es posible engañar a Google Maps con un montón de iPhones viejos y una carretilla, ¿puedes confiar siempre en la precisión de la aplicación? Según lo que sabemos sobre el algoritmo de Google Maps y las respuestas de la compañía a la treta de Weckert, la respuesta parece ser que sí, o al menos casi siempre.

Cómo surgen los atascos en Google Maps

Google Maps se actualiza continuamente con datos anónimos recopilados de usuarios, sensores de tráfico y satélites para asegurarse de que muestra correctamente el estado del tráfico.

Si alguna vez has usado Google Maps, es probable que hayas visto calles o carreteras de color verde, naranja o rojo. El color verde viene a decir que los coches están circulando con normalidad, pero el naranja y el rojo indican que está yendo más lento. Cuando los usuarios que tienen activo el modo de navegación viajan a velocidades más lentas de lo habitual en esa parte de la calle o carretera, Google entiende que se ha ralentizado el tráfico y automáticamente aplica un cambio de color sobre el mapa. Sin embargo, si otros conductores que están usando Google Maps puedan atravesar la zona a velocidades normales, Google eliminará el aviso, incluso aunque otros usuarios sigan conduciendo más despacio.

No está claro cuántos usuarios que vayan más lentos de lo habitual son necesarios para que Google Maps lo registre como “tráfico lento”, pero de acuerdo con un artículo de 9to5Google sobre el experimento de Weckert, solo hizo falta un coche que pasara a velocidad normal para deshacer el atasco producido por su carretilla de iPhones. Dicho esto, parece que Google Maps ignora cuando muchos usuarios se encuentran parados. Weckert tuvo que ponerse en movimiento para que Google Maps pudiera detectar el atasco, a pesar de que casi 100 teléfonos estaban usando el navegador y no se movían. No está claro cuánto tiempo debe estar inactivo un vehículo antes de que Google lo ignore. Obviamente, Google Maps se dará cuenta si varios usuarios se detienen en una carretera y lo marcará como una ralentización en la circulación, pero si esas personas estaban aparcadas, no.

Advertisement

Curiosamente, no todos los vehículos son tratados por igual. Google Maps puede notar la diferencia entre un automóvil, una motocicleta y otros vehículos (al menos en ciertos países y regiones). Así que, aunque una moto pueda abrirse paso a través por un atasco, Google Maps podría, en algunos casos, reconocer que se trata de un vehículo más pequeño y que eso no implica que el tráfico funcione de forma normal.

Accidentes, obras y otros incidentes

Google Maps también actualiza sus informes de tráfico en función de lo que le indican los usuarios, además de su ubicación anónima en movimiento para ayudar a mantener todo actualizado.

Advertisement

Puedes alertar a Google Maps de accidentes, zonas en construcción, radares de velocidad y otras tantas cosas, y cuantos más usuarios avisen de algo, antes aparecerá al resto de personas y aparecerán mejores rutas. Esto es lo que tienes que hacer:

  1. Mientras estás en el modo de navegación de Google Maps, pulsa el bocadillo que pone “+” (tercer icono en la parte derecha).
  2. Selecciona el tipo de incidente que deseas reportar. Sigue las instrucciones que aparecen en la pantalla.
Advertisement

Desvíos y hora aproximada de llegada

Google compara las velocidades de sus usuarios con la información que tiene sobre el límite de velocidad para calcular los tiempos de llegada aproximados. Básicamente, calcula lo rápido que te estás moviendo, lo rápido que debes ir en función de los límites de velocidad, cómo de rápido se mueven los otros conductores y en qué parte de tu ruta te encuentras para finalmente determinar tu hora de llegada.

Advertisement

Google Maps también hará referencias cruzadas con otros datos de tráfico que hay en tu ruta y ajustará el tiempo de llegada si nota atascos u otros incidentes a lo largo del camino. Una vez que la aplicación ha determinado la gravedad y la duración de la congestión de tráfico, alertará a los usuarios cuyas rutas se verán afectadas y sugerirá direcciones alternativas si finalmente son más rápidas.

Sin embargo, las sugerencias de redirección de Google Maps no siempre son perfectas. El algoritmo solo puede responder con los datos más recientes y tratar de adivinar lo que sucederá, pero no puede predecir el futuro, por lo que el cambio de ruta no siempre será necesariamente más rápido. Dicho esto, la aplicación te mostrará la información más reciente que maneja.

Share This Story

Get our newsletter