Imagen: Yutaka Tsutano / Flickr

La Navidad ha quedado atrás, así que es hora de dejar de pensar en regalos y volver a comprar cosas para ti. Y uno de los caprichos que te traerá alegrías durante años es actualizar los componentes de tu computadora. A continuación, te recordamos las actualizaciones menores que puedes instalar tú mismo (sin necesidad de ir a un técnico) y que te ahorrarán mucho tiempo a la hora de usar tu viejo PC. Cuando veas lo rápido que arranca, te preguntarás por qué has pasado tanto tiempo con un disco duro convencional en lugar de un SSD.

Antes de comprar, comprueba tus especificaciones de hardware

Antes de pagar por cualquier componente nuevo, comprueba las especificaciones actuales de tu sistema para saber qué componentes puedes comprar. La RAM, por ejemplo, está disponible en múltiples factores de forma, velocidades de reloj y niveles de latencia, mientras que las unidades de almacenamiento pueden usar diferentes interfaces como SATA, PCIe, mSATA o M.2. Todo se vuelve un poco confuso, así que simplemente asegúrate de comprar la misma interfaz o factor de forma que tiene tu hardware, al tiempo que aumentas la cantidad de memoria o el espacio de almacenamiento.

Advertisement

Windows 10

En Windows 10 puedes verificar las especificaciones del sistema de varias maneras, como por ejemplo examinando en el menú de configuración todos los componentes de tu equipo y comprobando número a letra el nombre de cada componente para determinar sus especificaciones técnicas. Hay un método más sencillo consiste en descargar Speccy, una aplicación que escanea el hardware del sistema para proporcionarte la información relevante que necesitas para actualizar tu PC. Obtendrás un resumen de las piezas de tu PC y verás qué tipo de memoria, interfaz de almacenamiento, tarjeta gráfica y procesador tiene. Ten esa información a mano, ya que la necesitarás para filtrar tu búsqueda de componentes en línea.

Advertisement

Y si prefieres no agregar una nueva aplicación a tu computadora, siempre puedes pulsar Ctrl+Alt+Supr, seleccionar el Administrador de tareas, presionar la pestaña Rendimiento y obtener una descripción general de tu CPU, memoria y almacenamiento en disco. Verás toda la información que necesitas sobre tu memoria, tarjeta gráfica y disco duro.

También puede pulsar sobre el menú de Inicio y buscar Información del sistema. Aquí obtendrás una lista de todo el hardware que compone tu PC, incluido el tipo de RAM, almacenamiento y tarjeta gráfica de tu máquina.

macOS

Pulsa sobre el icono de la manzana en la esquina superior izquierda de la pantalla y luego selecciona Acerca de este Mac. Verás una descripción general simplificada del hardware de tu Mac, incluido el tamaño del disco duro, la memoria y la CPU. Selecciona Informe del sistema para ver una lista más detallada de todo el hardware que compone tu Mac, junto con la información sobre la memoria y el almacenamiento, dos componentes actualizables según el tipo de Mac que tengas.

Advertisement

Encuentra nuevos componentes compatibles

Una vez que sepas el tipo de componente que necesitas, puedes ir a una web como PC Part Picker para que te sea más fácil encontrar la pieza que estás buscando en cualquier tienda que la tenga disponible. Puedes navegar entre componentes individuales y filtrar por compatibilidad con tu sistema. Y si vas a comprar componentes para una computadora Apple, mira en MacSales, que se especializa en componentes para Mac.

Advertisement

Primero actualiza tu SSD

Las unidades de estado sólido se han vuelto lo suficientemente baratas como para que no haya excusa para seguir usando una unidad de disco duro obsoleta, lenta y giratoria. Los SSD pueden triplicar el rendimiento de tu computadora al eliminar las partes móviles involucradas en una unidad de disco duro. Si tienes una placa base con una ranura M.2, asegúrate de comprar un SSD M.2 compatible, con una interfaz PCIe más rápida.

Compra más RAM

Cuanta más memoria tenga tu PC, más pestañas puedes tener abiertas a la vez, menos tiempo pasarás esperando que las aplicaciones administren archivos de gran tamaño (como fotos o videos) y más aplicaciones podrás usar al mismo tiempo. No necesitas gastar todo tu dinero en 16 GB de RAM (a menos que estés haciendo edición de video pesada); 8 GB son suficientes. Asegúrate de elegir el factor de forma correcto (en la información de tu sistema dirá algo como SO-DIMM DDR4) para comprar una memoria que se ajuste a tu placa base.

Advertisement

Hazte con una tarjeta gráfica más moderna para los juegos

No es necesario comprar una tarjeta de video de $300 con un llamativo robot en la caja para jugar a los videojuegos más recientes en otra cosa que no sea la configuración de calidad “Baja”. Si tu PC no tiene una gráfica dedicada, gastando menos de $100 puedes darle un impulso perfecto para disfrutar de juegos exigentes a 720p, o juegos menos exigentes a 1080p. Tu PC no será capaz de ejecutar ningún juego de realidad virtual, pero agregar una tarjeta gráfica también significa que podrás manejar varios monitores a la vez.