Los desarrolladores Billy Laws y Max Keller han conseguido hacer funcionar una versión preliminar de Android Q en la Nintendo Switch.

Dada la herencia de desarrollo de la Switch —la consola es una tableta basada en ARM— es sorprendente que hayan tardado tanto en hacer funcionar una versión del sistema operativo de Google, pero el progreso que han conseguido hasta el momento sigue siendo muy emocionante. No es necesariamente para jugar (a menos que realmente tengas ganas de jugar a Pocket Camp o Pokemon Go con el hardware real de Nintendo), sino más bien para tratar de explorar lo que puede hacer este sistema, ya que tanto la pantalla táctil como los joy-cons funcionan, al igual que el wi -fi y el bluetooth. Si consiguen fortalecer también la GPU (actualmente están trabajando en ello), podría hacer que los emuladores de Android Nintendo sean algo más que atractivo.

Advertisement

[via Engadget]