No se llama Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT por sus siglas en inglés) por casualidad. Solo el espejo principal de esta gigantesca instalación mide 39 metros de diámetro, y tiene una distancia focal de entre 420 y 840 metros. El Consejo del Observatorio Europeo Austral (ESO) acaba de dar luz verde a la construcción de este coloso de 90 metros de altura. Si no hay retrasos, disfrutaremos de sus primeras imágenes en 2024.

El proyecto del E-ELT se aprobó en junio de 2012, pero las obras no estaban autorizadas a comenzar hasta que no se alcanzara al menos un 90% del presupuesto necesario. Lo que el consejo ha aprobado hoy es precisamente el inicio de las obras. El telescopio se construirá en Cerro Armazones, en el desierto de Atacama (Chile). Así se ha repartido el presupuesto:

Con el acceso de Polonia a ESO, los actuales compromisos de financiamiento para el E-ELT han alcanzado más del 90% del costo total de la primera fase, que pondrá al E-ELT en condiciones plenamente operativas. Se espera que en los próximos años se podrá contar con compromisos adicionales por parte de Brasil, el próximo Estado Miembro.

Para evitar retrasos en el Proyecto, el Consejo de ESO ha decidido proceder con la construcción de la primera fase del telescopio de 39 metros. Las obras financiadas incluyen el mayor contrato en la historia de ESO, para la cúpula del telescopio y la estructura principal, que serán adjudicados a fines del 2015 y culminarán en la construcción de un telescopio E-ELT plenamente operativo.

Advertisement

El E-ELT será el telescopio óptico más grande del mundo, y podrá operar también en infrarrojos. Tim de Zeeuw, director general del ESO, ha explicado que el telescopio permitirá localizar y estudiar planetas similares a la Tierra en las galaxias más cercanas. "Los próximos años van a ser muy emocionantes" ha comentado de Zeeuw. [ESO vía The Verge]

Advertisement

Infografías: ESO/L. Calcada

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)