Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El año pasado fue el más caluroso en la historia de la humanidad, a pesar de la caída de las emisiones

2.5K
7
Save
Bomberos observan llamas aterradoras en el incendio de Bear Fire, en Oroville, California, el 9 de septiembre de 2020.
Bomberos observan llamas aterradoras en el incendio de Bear Fire, en Oroville, California, el 9 de septiembre de 2020.
Foto: Josh Edelson/AFP (Getty Images)

La crisis climática no se detiene por nada, ya sea un intento de golpe, una pandemia mortal o un colapso económico. Y esta es la prueba: el año pasado fue el más caluroso en la historia de la humanidad, según los datos publicados recientemente.

La noticia tal vez no sea sorprendente, dada la forma en que se desarrolló 2020. Pero también muestra la peligrosa presión que se ha acumulado en el sistema climático después de más de un siglo de contaminación por carbono y que ni siquiera una caída récord de un año en las emisiones ha sido suficiente.

Advertisement

Los datos provienen del Servicio de Cambio Climático de Copernicus de la Unión Europea. Muestran que la temperatura media global para 2020 fue 1,25 grados Celsius por encima del período de referencia preindustrial de 1850 a 1900. Eso pone a 2020 en un empate con 2016 como el año más caluroso registrado en la historia. Sin embargo, lo sorprendente de este año es que La Niña se formó en la segunda mitad del año. La Niña es un fenómeno climático en el que las aguas del Pacífico oriental tropical son más frías de lo normal y, por lo general, reduce la temperatura media mundial. En comparación, 2016 fue un año del fenómeno El Niño, cuando sucede lo contrario.

La Tierra está demasiado caliente.
La Tierra está demasiado caliente.
Gráfica: Copernicus Climate Change Service.

Eso coloca a 2020 en un territorio sin precedentes y subraya la rapidez con la que está evolucionando el clima. Los datos de la UE se alinean con los datos recopilados y analizados utilizando métodos ligeramente diferentes por la Agencia Meteorológica de Japón (debemos tener en cuenta que la agencia utiliza una línea de base diferente para la comparación). La única diferencia es que la agencia japonesa mostró que 2020 fue unas pocas centésimas de grados superior a 2016 como el año más caluroso registrado. Ambas agencias se encuentran entre las principales instituciones de monitoreo del clima del mundo y, en las próximas semanas, otras agencias importantes en los Estados Unidos y el Reino Unido publicarán sus datos anuales.

Nunca ha estado más claro que el clima se está acelerando hacia un estado cada vez más inestable. El año pasado vio un calor sin precedentes en el Ártico, incendios masivos en ambos hemisferios y una temporada de huracanes sin precedentes en el Atlántico. Debido a la pandemia de coronavirus que paralizó al mundo, también vio la mayor caída en las emisiones jamás registrada año tras año.

Advertisement

Pero el calor récord revela uno de los contextos más cruciales para comprender la crisis climática: un cambio de un año en las emisiones de carbono no importa, después de décadas y décadas de acumulación de contaminación por gases de efecto invernadero. El ambiente es como una olla de cocción a presión. Cuando el elemento calefactor está encendido, la presión sigue aumentando. Pero si la desenchufas, la presión no se evapora inmediatamente. Se necesita media hora o más para que eso suceda, ya que se libera naturalmente.

En el caso de la atmósfera, el elemento que calienta es la totalidad de la actividad humana que libera gases de efecto invernadero. Agricultura, viajes aéreos, calefacción y refrigeración, fabricación de cemento e incluso la electricidad para encender tu olla moderna, todo influye. Una caída de un año en las emisiones por sí sola no reduce sustancialmente la presión que se acumula. En cambio, se necesitarán décadas de acción sostenida para reducir la presión mientras el sistema climático procesa lentamente todo el exceso de dióxido de carbono y otros contaminantes que hemos vertido en él.

Advertisement

Eso es lo que hace que sea tan importante la advertencia de este año. Vimos el año más caluroso registrado a pesar de recibir una ayuda de enfriamiento del clima (La Niña) y una fuerte caída en las emisiones. Si los líderes mundiales no trabajan activamente para reducir sustancial y continuamente las emisiones de carbono, el riesgo de que la presión provoque una explosión solo aumentará.

Share This Story

Get our newsletter