Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Dejen a la familia Skywalker en paz de una maldita vez

Captura de pantalla: Star Wars (YouTube)

Hace tiempo que no siento nada al hacerlo contigo. No lo digo yo. Lo decía Rocío Jurado, y algo va terriblemente mal cuando el único pensamiento que me ha despertado el tráiler de Star Wars: The Rise of Skywalker se resume en una canción de Rocío Jurado. Sobre todo si tenemos en cuenta que no me gusta la copla.

Volví a ver el tráiler otra vez. Nada. Ni una punzada de emoción. Como si estuviera viendo las noticias. ¡Peor incluso! Porque ver las noticias al menos suele cabrearme. Volví a ver el tráiler una vez más. Tan solo la escena en la que se sugiere la ¿muerte? ¿desconexión? ¿reseteo? de C3PO provocó un destello de actividad en mi negro corazón. ¿Es miedo esto que acabo de sentir?... ¿o alivio? El café me supo un poco más amargo que de costumbre. ¿Será que estoy muerto por dentro?

Advertisement

Pasé la siguiente hora meditando sobre ello y el resultado es lo que tienes a continuación, que es simplemente mi opinión sobre la dirección que ha tomado la franquicia. Es la opinión de alguien que ve las seis películas de Star Wars (sí, las tres primeras también) una vez al año, que se ha visto todas las series desde Clone Wars a Rebels, que ha leído casi todas las novelas del universo expandido, que lee frecuentemente cómics de Star Wars (antiguos y actuales), que tiene varios sables láser de juguete en casa, y que lleva jugando metódicamente a todos los videojuegos de la saga desde Dark Forces II: Jedi Knight y Knights of the old Republic a Star Wars: Battlefront. Con todo esto no quiero decir que sepa de Star Wars más que nadie. Ojalá. Lo que quiero decir es que llevo años amando la franquicia, y no entiendo porqué esta nueva trilogía cada vez me emociona menos, pero tengo una teoría.

Imagen: Fox... esto, ¡perdón! Quise decir Disney

Se lo que estás pensando: ¡Oh! Otro señor mayor gritándole a una nube y quejándose de que las nuevas películas no son como las que recuerda de su infancia y blablablá... Pues no. O sea, sí, soy un señor mayor, pero mi problema es exactamente el contrario. La nueva trilogía comenzó prometiéndonos sangre nueva y a cada paso que da regresa más y más al material original hasta el punto de que ya no sé si estoy viendo un remake lisérgico muy raro de la trilogía primigenia.

Advertisement

Vamos a ver. The Force Awakens comenzó presentándonos a un nuevo equipo titular de héroes, y debo reconocer que me pareció estupendo. Ya era hora de que fuese una heroína la que encabezase el reparto, y Rey es tan badass que es imposible no querer ser como ella a menos que seas un neanderthal. Poe, Finn, BB8... ¡Todo pintaba tan bien! Hasta teníamos a un nuevo villano desfigurado y enigmático con un aprendiz inestable y superpoderoso (la escena en la que detiene el disparo de blaster es una de las mejores entradas que recuerdo). Kylo Ren aún parecía un poco verde, pero sus devaneos entre la luz y la oscuridad tenían interés por sí mismos.

Entonces, cuando pensábamos que íbamos a ver una historia nueva, va J.J. Abrams y nos clava un remake de “A New Hope” casi escena por escena y con Estrella de la Muerte incluida. Y no contento con ello, nos mete a la versión geriátrica de todo el reparto original por si acaso estábamos nostálgicos. Mire, señor Abrams, yo quiero mucho a Luke y a Leia y a Han Solo, pero no sé si necesito verlos con artrosis y ciática arrastrándose lastimosamente por la pantalla. Casi hubiera preferido que me dijeran que se jubilaron en Benidorm, vivieron felices, comieron perdices, tuvieron muchos nietos y ya. No tenían por qué volver a aparecer.

Advertisement
Con esta cara estaba yo viendo el tráiler.
Foto: Star Wars

Pero no es que aparecieran haciendo un cameo, no. En The Last Jedi vuelven a ser el centro de la trama, y aquí es donde comencé a molestarme de veras. Me da igual que los llamen por otros nombres. Los uniformes son los mismos. ¿En serio otra vez todo gira alrededor de la guerra entre el imperio y la alianza rebelde? Y no contentos con ello se cargan a ese villano tan interesante y nos dejan al aprendiz, que por muy poderoso que sea, no logra provocarme el escalofrío de peligro y amenaza que lograba Darth Vader con solo entrar en una habitación y respirar fuertecito.

Advertisement

Y llegamos a The Rise of Skywalker... ¿De verdad el destino de la galaxia depende de la familia Skywalker OTRA MALDITA VEZ? ¿NO HAY MÁS FAMILIAS EN TODA LA GALAXIA QUE SIEMPRE TENEMOS QUE RECURRIR A LA MISMA?

¡Perdón! Me prometí que no escribiría en mayúsculas, pero es que veo venir el giro de guión de que Rey en realidad es una Skywalker y me pica todo porque Rey es Rey. No necesita estar emparentada con los Skywalker de ninguna forma para ser la protagonista por derecho propio. Y para cerrar el círculo con doble mortal y tirabuzón, van y nos traen de vuelta a Palpatine. No se si es en holograma, un clon, el Palpatine original que logró sobrevivir a la destrucción de la segunda Estrella de la Muerte u otra cosa. Es que me da igual. ¿En serio tenemos que volver al mismo villano que murió hace casi 40 años? ¿No hay más villanos en la galaxia?

Advertisement
Ojalá más protagonistas como Ashoka Tano.
Imagen: Star Wars

Llegado este punto podríamos aceptar la justificación de que todo lo que ha pasado en la nueva trilogía es porque se trata de un producto orientado a las nuevas generaciones, pero es que es una justificación de mierda. Rebels es una serie orientada a un público muy joven y tiene mejores personajes y mejor guión que lo que nos están sirviendo en los cines. Una cosa es que metas protagonistas jóvenes orientados a un público joven, y otra muy diferente que repitas el mismo guión y recurras a los mismos lugares comunes hasta la náusea. A ver si lo entiendo... Entonces dentro de 20 años, cuando hagan el Episodio 10, ¿lo que harán será sacar a la nieta secreta de Rey para que luche contra el sobrino malvado de Poe Dameron? ¿Embarcarán a Daisy Ridley con arrugas y canas por aquello de la nostalgia, y reunirán a un nuevo equipo para destruir una estación orbital con forma de bola capaz de destruir planetas? ¿Es eso? ¿La historia se debe repetir una y otra vez? ¿Es esto el día de la marmota de Alderaán?

Advertisement

Lo fascinante del asunto es que la nueva trilogía va a conseguir algo que nunca creí que pasaría: va a hacer que los Episodios I, II y III sean buenos a pesar de Jar-Jar Binks y a pesar de que Hayden Christensen era un Anakin espantoso. Al menos aquella trilogía trataba de establecer una historia y una mitología diferentes a la original.

Al final no es la sangre nueva ni las protagonistas femeninas fuertes, ni la inclusión, ni los temas modernos lo que está matando Star Wars. A la saga la está matando la nostalgia tóxica. Encima es una nostalgia completamente injustificada, porque en el Lore de Star Wars hay material más que de sobra para contar una nueva historia que no requiera resucitar a los mismos héroes, villanos y mecánicas de siempre. Mi esperanza ahora mismo está puesta en The Mandalorian, que parece que es el único producto dispuesto a hacer algo diferente, aunque sea en clave de western. Confío en que después de The Rise of Skywalker Disney tenga el buen juicio de criogenizar las películas en carbonita y experimentar con series hasta que se de cuenta de que lo que importa es contar historias originales, no repetir la fórmula hasta que se nos rompa, y con ella nuestro corazón.

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key