Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La temporada 3 de Cobra Kai es la mejor hasta ahora

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Netflix.

Cobra Kai está de vuelta, y es hora que hablemos acerca de los sucesos de la temporada 3, cuyos episodios revelaron orígenes macabros, alianzas inesperadas y que tuvo un final de infarto que nos deja con ganas de más. Hablemos, con spoilers y sin vergüenza, de la tercera temporada de Cobra Kai.

Aviso: si no has visto la temporada 3 de Cobra Kai encontrarás spoilers a continuación.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Gizmodo en Español.

Netflix salvó Cobra Kai después de que YouTube detuviera la producción de la mayor parte de sus series y contenido original. Ahora, Johnny Lawrence, Miguel y el resto tienen una nueva casa en el servicio de streaming, lo que ha resultado en la temporada más madura de la serie hasta la fecha, pero sin perder su esencia. Esa esencia llena de nostalgia, ingenuidad, comedia y eventos que soy demasiado buenos para ser verdad. Pero oye, así eran muchas películas en los 80, ¿cierto?

La temporada comienza justo después de los trágicos sucesos del final de la segunda temporada. Miguel, tras haber sido pateado por Robby y haber sufrido una herida que lo dejó paralítico de la cintura hacia abajo, se encuentra en coma, y la culpa tiene atormentados tanto a Johnny como a Daniel LaRusso, cada uno a su manera. En el caso de Daniel, intenta balancear su culpa buscando a un Robby que no quiere verlo, mientras que Johnny tiene esa actitud autodestructiva que tanto le caracterizaba durante el comienzo de la serie.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Netflix.
Advertisement

Todo parece haber salido mal, y es que en efecto todo salió mal. Miguel está en coma, Sam LaRusso está traumatizada por los acontecimientos, Johnny está buscando peleas en bares, Robby está prófugo de la justicia y, por si fuera poco, John Kreese recuperó el control del dojo Cobra Kai, reduciendo sus filas hasta contar solamente con alumnos dispuestos a ser violentos, vengativos y, realmente, a no tener piedad, como lo dice su logo.

A lo largo de la temporada vemos como Johnny intenta redimirse. Gracias a su amigo predicador y a la misma culpabilidad que siente, intenta darlo todo por Miguel y ayudarlo a que se recupere. De hecho, reconoce la importancia que tiene Miguel en su vida ahora mas que nunca, y su prioridad es el bienestar de ese chico, su primer estudiante. Miguel con el tiempo logra caminar de nuevo, pero aún así no puede pelear, o al menos no como antes. La serie nos da a entender que pasa algún tiempo (al menos varios meses) durante sus acontecimientos, y poco a poco Miguel va recuperándose, pero será en futuros episodios que, con suerte, lo volveremos a ver en toda su gloria como el artista marcial que demostró ser. Junto a él estará, por supuesto, Johnny.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Netflix.

El que no ha tenido tanta suerte es Robby, el hijo de Johnny. Tras una serie de malas decisiones y momentos de ira impulsiva (como esa patada que ocasionó la parálisis de Miguel), Robby se ha visto tentado por “el lado oscuro”. Sus celos y envidia ante Miguel por su padre (seamos sinceros, está en cierto modo justificado, tomando en cuenta que es un adolescente. Johnny está intentando hacer bien con Miguel todo lo que hizo mal con Robby, sin intentar realmente solucionar las cosas con su hijo), lo llevaron a caer en la mira de Kreese, y terminó aceptando su oferta de unirse a Cobra Kai y seguir su visión: Golpear primero. Golpear más fuerte. No tener piedad.

Advertisement

Su unión a Kreese, en una temporada en la que no ha tenido tanta participación, tiene sentido para el personaje. Y le complica más las cosas a Johnny.

Advertisement

Por su parte, Daniel descuidó tanto su trabajo real por esta infantil obsesión de luchar con Cobra Kai y Johnny (pensando que Johnny era el gran villano ante sus ojos, aunque finalmente descubrió que el mal está protagonizado por Kreese), que estuvo a punto de perder su empresa. Eso lo llevó a viajar a Japón en una serie de momentos nostálgicos que conectaron con Karate Kid II, e incluso vimos regresar a varios de sus personajes, en su modo redimiéndose también. Ese es el caso de Chozen, que creció para convertirse en un maestro él mismo, dejando atrás la violencia desatada con la que creció.

“Mi compañía está a punto de quebrar, ¿qué hago? ¡Ya sé! Me voy de viaje espiritual a Okinawa” – Daniel LaRusso.
“Mi compañía está a punto de quebrar, ¿qué hago? ¡Ya sé! Me voy de viaje espiritual a Okinawa” – Daniel LaRusso.
Imagen: Netflix.
Advertisement

Aún no entiendo cómo es posible que en medio de una crisis de su empresa, Daniel haya decidido gastar dinero dándose unas vacaciones en Okinawa para “encontrarse a sí mismo”, pero hey, al final le resultó, dado que casualmente la niña que rescató en Karate Kid II creció para convertirse en la que salvaría su negocio. Cobra Kai maduró en su tercera temporada, pero sigue siendo una serie que se apoya mucho en ese estilo ochentero de contar historias. Estas cosas pasan en las películas, vamos a aceptarlo y continuar.

Y el último gran regreso en la serie fue el de Ali, una de las protagonistas de la primera película de Karate Kid. Desde el final de la temporada 2 se esperaba que regresara, sin embargo, personalmente temía de que fuera como un interés romántico (otra vez) para Johnny, creando una especie de triángulo amoroso entre él, Ali y Carmen, algo muy cliché y sinceramente de mal gusto. Afortunadamente, no fue así, sino que más bien su regreso sirvió como un personaje neutral y de reencuentro para Johnny y Daniel, quienes no han parado de pelear por tonterías durante las tres temporadas. Ahora, deberán unirse contra un enemigo en común.

Advertisement

Ese enemigo es Kreese, quien todavía tiene el control del dojo Cobra Kai y los ha invitado, o retado, a solucionar sus problemas de una vez por todas “como en los viejos tiempos”, en el torneo de las artes marciales de All Valley.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Netflix.
Advertisement

Por último, otro gran detalle de la temporada es la evolución de los personajes secundarios. Cada temporada nos ha mostrado cómo avanza la historia de otros personajes más allá de Miguel, Johnny, Sam y Daniel. En esta ocasión fue el turno de Hawk, que comenzó a dudar de las enseñanzas de Kreese hasta el punto de rechazarlas y volver a unirse a Johnny, tras haberle hecho tanto daño a su mejor amigo de toda la vida, Demitri. Y también fue el turno de Tory, aunque en su caso su arco de historia la está llevando a convertirse en una joven rencorosa, extremadamente violenta e incontrolable, en gran parte gracias a la manipulación de Kreese y a lo mal que está pasándola en casa, con su madre enferma. Esperemos que en el futuro recapacite.

Lo mejor del final de temporada es que regresa a la esencia de Karate Kid, a la lucha de estilos, la lucha de dojos, e incluso vemos por primera vez a Johnny ya Daniel trabajar juntos, dejar de lado sus diferencias para enfrentarse a ese enemigo común. Porque aunque la serie nos mostró el pasado de Kreese, uno lleno de traumas y protagonizado por la violencia de la guerra, eso no lo justifica. Kreese es un villano, un villano malvado, y no creo que jamás se arrepienta de sus actor.

Advertisement

Nos tocará esperar a la cuarta temporada para saber quién es el vencedor del nuevo torneo de All Valley en el que se enfrentarán el Cobra Kai de Kreese contra el Cobra Kai de Johnny y el Miyagi-Do de Daniel.

Redactor en Gizmodo. Tecnología, videojuegos, cine y televisión. Siempre cerca de una pantalla y una taza de café.

Share This Story

Get our newsletter