Image: ComposiciĆ³n de Mercurio (NASA/JHUAPL/Carnegie Institution ofWashington/USGS/Arizona State University)

Se llama K2-229b, orbita una estrella parecida al Sol (en temperatura y edad) y se encuentra fuera del Sistema Solar. El increĆ­ble hallazgo de este nuevo exoplaneta del tamaƱo de la Tierra abre las puertas al estudio y comprensiĆ³n de un viejo conocido: Mercurio.

Se sabe que la composiciĆ³n de Mercurio es muy diferente a Venus, Marte o la Tierra, todos eminentemente rocosos. Sin embargo, Mercurio tiene una composiciĆ³n formada por un 70% de nĆŗcleo metĆ”lico y un 30% de manto de silicatos. ĀæPor quĆ©? Existen varias teorĆ­as, pero ninguna definitiva.

Advertisement

QuizƔs ahora puedan encontrar nuevas pistas gracias al hallazgo del exoplaneta. Un equipo internacional liderado desde el Laboratorio de Astrofƭsica de Marsella (CNRS, Francia) y en el que ha participado el investigador David Barrado del Centro de Astrobiologƭa (INTA-CSIC), ha descubierto un sistema planetario alrededor de una estrella denominada K2-229.

Image: RecreaciĆ³n artĆ­stica de K2-229b (Nature Astronomy)

En realidad, el sistema fue detectado por Kepler mediante el mĆ©todo de trĆ”nsitos planetarios (ocultaciones similares a los eclipses). De todos los ā€œcuerposā€ encontrados, el mĆ”s llamativo con diferencia era K2-229b, ya que tenĆ­a el tamaƱo de la Tierra, pero una composiciĆ³n similar a la de Mercurio.

Advertisement

El estudio, publicado en la revista Nature Astronomy, muestra que K2-229b orbita mucho mĆ”s cerca de su estrella de lo que lo hace Mercurio del Sol, y su temperatura ā€˜diurnaā€™ puede llegar a alcanzar los 2.330 K. SegĆŗn explica Barrado para AgenciaSinc:

Esta proximidad posiblemente provoque que su manto, la zona mĆ”s externa del planeta, se volatilice y que se forme una atmĆ³sfera de vapores de silicatos. Una explicaciĆ³n alternativa serĆ­a el impacto con asteroides de gran tamaƱo, de manera anĆ”loga a lo que le sucediĆ³ a la Tierra cuando se formĆ³ la Luna.

Sea como fuere, con el hallazgo se pone de manifiesto la existencia de planetas como Mercurio (o muy parecidos), lo que significa que K2-229b puede convertirse en el laboratorio perfecto para conocer las condiciones extraƱas que forman la composiciĆ³n de Mercurio. [AgenciaSinc]