Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

El auto más grande del mundo tiene desde piscina hasta helipuerto

Sus medidas: nada menos que 30,54 metros de largo, con 26 ruedas y espacio para hasta 75 pasajeros

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado El auto más grande del mundo tiene desde piscina hasta helipuerto
Imagen: Guinness

Piensa en la limusina más grande que hayas visto en tu vida, y ni siquiera te quedarás cerca. El auto más grande del mundo es una especie de limusina hipervitaminada en la que cabe de casi todo, desde una piscina hasta un helipuerto o un minigolf.

Hablamos de un vehículo que llevaba tiempo instalado en el libro Guinness de los récords como “el más grande”, y que este año ha sufrido una restauración elevando aún más sus medidas: nada menos que 30,54 metros de largo, con 26 ruedas y espacio para hasta 75 pasajeros. Obviamente, esto conlleva una “pequeña” dificultad a la hora de girar semejante monstruo.

La historia del auto apodado como “The American Dream” se remonta a hace varias décadas. El vehículo se construyó por primera vez en 1986 en Burbank, California, por Jay Ohrberg. Entonces contaba “únicamente” con 18,28 metros de largo.

Basado en las limusinas Cadillac Eldorado de 1976, el automóvil que bate récords se puede conducir desde ambos extremos y también puede funcionar como un vehículo rígido. El automóvil se construyó en dos secciones, unidas en el medio por una bisagra para girar en curvas cerradas.

Advertisement

Pasaron los años y el vehículo pasó a estar abandonado en un almacén en Nueva Jersey en posesión de Michael Manning, propietario de Autoseum, un museo de enseñanza técnica en el condado de Nassau. Más tarde, un grupo liderado por el desarrollador Michael Dezer, con sede en Miam, se hizo con la famosa pieza tras comprarlo en Ebay a Manning.

Imagen para el artículo titulado El auto más grande del mundo tiene desde piscina hasta helipuerto
Imagen: Michael Manning
Advertisement

Tras tres años de restauración y 250 mil dólares de gastos, el pasado 1 de marzo el automóvil rompió su propio récord mundial Guinness de 1986 con esos 30,54 metros.

Eso sí, al nuevo y renovado “The American Dream” ahora no le falta de casi nada, ya que cuenta con su propia piscina (con trampolín), jacuzzi, campo de minigolf, cama de agua, televisores, nevera y helipuerto... y se puede conducir desde ambos extremos. [Mashable]