En una serie de tuits en julio, el CEO de Tesla y fundador de SpaceX, Elon Musk, se refirió a un buceador de cuevas involucrado en el rescate del equipo de fútbol tailandés como un “pedófilo”. Ahora Vernon Unsworth, el buzo en cuestión, ha presentado una demanda por difamación contra Musk en el Tribunal del Distrito Central de California.

Unsworth fue públicamente crítico con Musk cuando este intentó involucrarse en el rescate usando un submarino en miniatura especialmente diseñado para la ocasión. El buzo dijo que el invento “no tenía ninguna posibilidad de funcionar”, lo que llevó a la especulación infundada por parte de Musk de que Unsworth, un británico que vive en Tailandia y fue pieza instrumental en el rescate, era en realidad un pedófilo. (La novia de Unsworth tiene 40 años.)

Las repercusiones de esta afirmación llevaron a Musk a disculparse (por decirlo de algún modo), pero el empresario no pudo evitar repetir su insinuación en agosto, cuando le preguntó al ex periodista tecnológico Drew Olanoff: “¿No crees que es extraño que [Unsworth] no me haya demandado?”.

La demanda corona un par de meses difíciles para Musk. Dave Morton, Sarah O’Brien y Gaby Toledano, que respectivamente ocuparon los cargos de director de contabilidad, vicepresidenta de comunicaciones y jefa de recursos humanos, abandonaron recientemente Tesla, una empresa en el punto de mira de la Comisión de Bolsa y Valores y de sus propios accionistas desde que Musk tuiteara que había adquirido los fondos necesarios para privatizarla.

La demanda está disponible al completo en este documento: