Foto de Hitler. AP

Durante la Segunda Guerra Mundial los ciudadanos estadounidenses pod√≠an encontrar en los peri√≥dicos fotograf√≠as firmadas por AP y suministradas ‚Äúpor una agencia alemana‚ÄĚ. Esa ‚Äúagencia‚ÄĚ no era tal, era un acuerdo secreto entre los periodistas estadounidenses y los nazis (aprobado por el gobierno).

As√≠ se demuestra en un informe en manos del Washington Post. Una carta que revela los detalles del acuerdo ‚Äúextraordinario‚ÄĚ de Associated Press con el Tercer Reich. La noticia tambi√©n viene a confirmar las palabras de un historiador alem√°n hace un a√Īo, momento en el que revelaron los lazos de la agencia con el r√©gimen.

Entonces se descubrieron unos documentos que suger√≠an que AP llev√≥ a cabo un trato con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, algo as√≠ como un acuerdo comercial de acceso para las editoriales. Cuando la noticia se hizo p√ļblica la agencia neg√≥ la cercan√≠a con los nazis, aunque admiti√≥ que en su momento fue sometida a la presi√≥n del r√©gimen hacia 1941.

Hitler saludando a Mussolini. Esta es una de las fotos que los nazis pasaron la agencia. AP

A partir de esa fecha muchos de sus periodistas fueron expulsados de Alemania junto con otros profesionales. Entonces sí, AP explicaba que utilizó fotos de una organización subsidiaria que tenía acceso a imágenes controladas por los nazis para lo que quedaba de conflicto.

Advertisement

¬ŅQu√© ocurri√≥? Aquellas revelaciones provocaron una extensa revisi√≥n interna y un informe detallando las operaciones de AP en Alemania antes y despu√©s de la Segunda Guerra Mundial. La agencia no s√≥lo buscaba en sus propios archivos, sino tambi√©n en documentos de la Oficina Nacional de Archivos y Registros de los Estados Unidos, quienes desclasificaron material a petici√≥n suya.

La revisión reveló que antes de la guerra AP informó sobre el régimen nazi sin interferencia alguna. Pero a partir de 1935 se dieron muchos problemas con sus empleados judíos en respuesta a la presión nazi. La situación se fue haciendo cada vez más insostenible para los periodistas mientras el Tercer Reich agredía la libertad de expresión en su propio país.

Entonces ocurrió un hecho que dio que pensar: todos los periodistas estadounidenses abandonaron el país en masa, todos menos AP.

Advertisement

Un acuerdo secreto con los nazis

Hitler en su cuartel general en 1942. Otra foto bajo el acuerdo secreto. AP

Unos a√Īos despu√©s, en 1941, los nazis acaban expulsando al personal de AP que estaba en suelo alem√°n. ¬ŅQu√© hizo la agencia? El documento en poder del Washington Post revela que la soluci√≥n fue trabajar con Helmut Laux, el fot√≥grafo oficial de las SS que estaba a cargo de la agencia fotogr√°fica que los nazis hab√≠an pedido.

Advertisement

Este fue el hombre que arregl√≥ el acuerdo. Las fotos de AP del exterior a cambio de fotos censuradas por los nazis de dentro de Alemania. Seg√ļn escribi√≥ la agencia:

AP buscó y se le dio luz verde a este acuerdo en tiempos de guerra por parte del gobierno de Estados Unidos.

Es decir, que el propio gobierno estaba al corriente y lo aprob√≥. Lo cierto es que aunque el informe insiste en que el arreglo fue por el bien del p√ļblico estadounidense y los lectores, se encontraron pruebas de que probablemente miles de fotos de la propaganda nazi fueron mal identificadas y se mezclaron con las de AP.

Advertisement

Joseph Goebbels y Louis P. Lochner (corresponsal de AP). Wisconsin Historical Society

Por su parte, en este juego que mantuvieron ambos bandos, las fotos americanas fueron filtradas a los lectores alemanes. Eso s√≠, los censores nazis aparentemente pusieron nuevos subt√≠tulos en las fotos de AP donde incluyeron propaganda. Adem√°s, en al menos un caso (seg√ļn dice el informe), modificaron f√≠sicamente una foto, sacando a un miembro del Union Jack de una fotograf√≠a tomada en el norte de √Āfrica para que parezca que Estados Unidos ‚Äúplaneaba la expansi√≥n imperial‚ÄĚ.

¬ŅY qu√© dice la agencia a todo esto? AP ha salido al paso con el siguiente comunicado:

La fotos que distribuimos durante la guerra proporcionaron al p√ļblico opiniones importantes. Es posible que nunca debimos aceptar emplear a nazis y luchar contra la manipulaci√≥n que ejerc√≠an sobre las fotos de AP.

Advertisement

La historia parece demostrar que los lectores norteamericanos vieron regularmente la guerra a través de los ojos nazis. Fotos proporcionadas por maestros de la manipulación, en este caso del Tercer Reich. [Washington Post vía Smithsonian]