Que a los grandes operadores en Europa no les gusta nada Apple (ni Google) es un secreto a voces. El último en admitirlo ha sido, Stephane Richard, consejero delegado de France Telecom, pero con un comentario que, en el fondo, tiene mucha lógica. "Cada vez hay menos "early adopters" y probablemente con el lanzamiento del próximo iPhone esto será más evidente. Gastarse 600 dólares en un móvil es cada vez más y más difícil", ha dicho en una entrevista en Bloomberg. ¿Cierto?

Si miramos a los datos, eso parece ser lo que está ocurriendo, al menos en el Viejo Continente: la cuota de mercado de iOS es muy inferior a la Android en smartphones. Y en países más afectados por la crisis, como España, iOS solo tiene un 6% del mercado frente al 86% de Android.

En España, el fin de los subsidios a los móviles por parte de operadores como Telefónica no ayuda, pero tener que pagar casi 700 euros por el último smartphone, sea un iPhone, HTC One, Xperia Z o Lumia 920, tampoco. Es más, parece una locura, que afecta especialmente a Apple por su estrategia de precios y ausencia de oferta en gama media y baja.

Advertisement

"Los clientes ahora están más centrados en el precio. A excepción de unos pocos cientos de miles de personas que se comprarán el último iPhone, excepto esa categoría, la mayoría del mercado será muy difícil [con precios altos]", asegura Richard.

¿Más argumentos para que Apple lance un iPhone de bajo coste? ¿O tal vez para que los operadores empujen aún más su apuesta por Firefox OS? Ambas pueden ocurrir. [Bloomberg]