En 1989 se publicó el juego Teenage Mutant Ninja Turtles para NES. Aquel plataformas era tan difícil que muchos creían que, de hecho, era imposible. Curiosamente, aquella teoría resultó ser cierta para su versión PC. Era imposible terminar el juego sin hacer trampas.

A día de hoy, los videojuegos son una industria muy seria. Cada título pasa por multitud de controles para evitar fallos. En 1989, en cambio, la industria aún era joven y no existían los mismos controles de calidad. En el caso deTeenage Mutant Ninja Turtles, la versión de PC era una colección de problemas. Ni el sonido ni los gráficos eran tan buenoes, y los controles con teclado eran más complejos.

Aún con estos fallos, el juego era pasable si no fuera por un error en uno de sus niveles. Los programadores modificaron la geometría y cerraron demasiado el hueco disponible para saltar. A resultas de ello sencillamente era imposible pasar sin caer al agua. Al menos, no existe constancia de nadie que lo haya logrado sin hacer trampas.

Hoy en día, si un juego sale con un error semejante, se publica un parche que lo resuelva y asunto arreglado, pero en los 80 no había parches descargables. Si el juego estaba roto, estaba roto. La única posibilidad era activar un truco de invulnerabilidad pulsando Q, W, E, R, T, Y, U, y P, o editando el propio código. [TheRabidOgre vía Kotaku]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.

Click here to view this kinja-labs.com embed.