Ninja, en el evento Fortnite Pro AM
Photo: Epic

Tyler “Ninja” Blevins puede estar en la cima del mundo del streaming de videojuegos en este momento, pero ni siquiera él es inmune a ser arrastrado de vuelta a tierra por algunas realidades a veces absurdamente exigentes de su trabajo. Una de esas realidades son los días libres.

Advertisement

Durante los últimos días, Ninja ha estado cubriendo a tope la feria E3, retwitteando pacientemente miles de fotos que la gente se ha tyomado con él, o participando en el torneo benéfico Fortnite Pro Am que Epic ha organizado y ganando nada menos que un millón de dólares para obras de caridad. Tras el ajetreo del E3, Ninja ha decidido tomarse dos días para descansar, pero hasta eso tiene un precio inesperado. El streamer escribía en Twitter:

¿Quieres saber uno de los problemas de trabajar en streaming sobre otros trabajos? Me he tomado menos de 48 horas libres y he perdido 40.000 suscriptores en Twitch. Hoy (miércoles) toca volver a darle duro.

Advertisement

La mayoría de los streamers matarían para tener 40,000 suscriptores. Eso por no mencionar el poder permitirse el lujo de perder tantos sin que suponga un final repentino y devastador para su carrera en esa incesante batalla por la audiencia conocida como Twitch.

La cuenta de Ninja comenzó a dispararse a principios de este año y subió hasta los 250.000 usuarios en abril. Ninja sigue siendo increíblemente afortunado por tener unas cifras que ya quisiéramos muchos, pero eso no quiere decir que dedicarse profesionalmente al streaming en Twitch sea para nada fácil. Se espera que los Streamers estén conectados todos los días las 24 horas. Si se toman demasiado tiempo libre, todo lo que construyen corre el riesgo de desvanecerse tan rápido como vino.